El «efecto capitalidad»: por qué Madrid triplica la ejecución del Estado sobre Asturias

L.O.

ASTURIAS

F. Sotomonte

El modelo radial de las infraestructuras y la concentración de organismos hace que se acapare de forma desproporcionada la inversión de los presupuestos

02 jun 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Cuando el Ministerio de Hacienda publicó su balance sobre la ejecución real de lo presupuestado para cada comunidad en 2021, Asturias salió muy mal parada, prácticamente como la comunidad más maltratada del país, con apenas un 40% de concreción real sobre lo recogido en el papel de las cuentas generales del Estado, sólo mejor que Cataluña donde apenas se llegó al 36%. Pero el contraste es más sangrante aún en la comparación con la comunidad más beneficiada: Madrid en la que no sólo se cumplió la totalidad de los recogido en los presupuestos sino que incluso se fue más allá y las inversiones prácticamente doblaron la previsión, llegando al 184%

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

Las reacciones se sucedieron ya en el pleno de este miércoles en el parlamento asturiano donde el presidente del Principado afirmó que había reclamado explicaciones al Ejecutivo Central. En respuesta a una pregunta de la presidenta del PP, Teresa Mallada, Barbón aseguró que el mismo martes había llamado al ministro de la Presidencia, Félix Bolaños para conocer «dónde están los problemas» de planificación y ver cómo se puede agilizar la ejecución.

Fuentes de la Delegación del Gobierno en Asturias señalaron que «incidencias no previstas como las ocurridas con las obras de emergencia en la A-63 o con el tramo Lloreda-Veriña no han permitido alcanzar grados de ejecución mayores» y que, en todo caso, «el compromiso del Gobierno Central con Asturias es irrefutable. Después de muchos años de dudas, por fin vemos muy cercana la finalización de proyectos importantes para Asturias, como la Variante de Pajares o las obras en la A-63 . Además, las inversiones en Cercanías o la protección frente a las avenidas en Arriondas están avanzando de forma considerable. Los compromisos del Gobierno con Asturias están en marcha, se puede ver sobre el terreno y en el BOE».

Pero en buena medida la explicación para este desequilibrio está en la misma configuración del Estado, muy centralista y con un modelo radial de infraestructuras y organismos. Sin llegar a declararlo así de forma explícita coincidieron en señalarlo tanto las fuentes del Gobierno central que tuvieron que hacer frente a las críticas llegadas desde las comunidades como el propio gobierno de la capital, en Madrid, reconociendo que se habían beneficiado de tener la totalidad de las sedes ministeriales en la ciudad. 

Lo dijo así el consejero de Economía, Hacienda y Empleo de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty, en declaraciones recogidas por Efe, al tratar de restar importancia a esa súper ejecución que calificó de «una cosa rara e inhabitual» y que, insistió, y es que «se concentra en ministerios como el Justicia y el Economía», áreas en las que «no se construye».

También lo vinieron a decir así las fuentes de Moncloa que trataron de salir al paso de las intensas críticas lanzadas especialmente desde Cataluña. El gobierno central afirmó que inversiones registradas en otros puntos del Estado terminaban imputadas en Madrid, y de hecho señalaron como Lasquetty, los casos de los ministerios de Justicia y Economía, pero también el de Defensa; y además resaltaron el gasto extraordinario dedicado a hacer frente a los daños del temporal Filomena que enterró en nieve la capital, y el rescate de las autopistas radiales que rodean la ciudad. También en ese punto el contraste es agudo con el retraso en la concreción de rebajas en el peaje del Huerna, la única conexión de Asturias con la meseta y que está prorrogado hasta el año 2050.

Pero también se explica la diferencia por la manera en la que organismos estatales de infraestructuras han llevado a cabo sus inversiones priorizando el centro respecto a la periferia. Así en los datos ejecución real territorializada publicados por la intervención general de la administración del estado (IGAE) sobre inversiones en tren Asturias también a la cola, sólo con Navarra, Cantabria y La Rioja en peor situación. El año pasado Asturias recibió de inversión 6,94 millones para Renfe, 19,44 millones para Adif y 12,28 para Adif AV (alta velocidad); 38,66 millones total. La cifra de Madrid la multiplica de forma astronómica, el conjunto es de 515,53 millones de euros que se reparten entre 352,10 para Renfe, 66,95 millones para Adif y 96,47 para Adif AV.

No se trata de una diferencia por tamaño de población; la siguiente comunidad es Cataluña con un número similar de habitantes, pero la inversión en conjunto es casi la mitad, 282 millones; Andalucía también con mucha población apenas llega a los 231. La explicación se debe al modelo radial de comunicación en forma de círculos concéntricos desde la capital hacia la periferia. De hecho, desde Moncloa se refirieron a «las dinámicas de inversión de las grandes empresas públicas, como Renfe, Adif o Aena» para explicar el enorme desequilibrio de ejecución de los presupuestos entre Madrid y el resto de territorios.

El economista Pablo Allande que ha elaborado un informe sobre las posibilidades de descentralización de organismos, en declaraciones a La Voz de Asturias explicó, que «al final Madrid se convierte en un polo que está atrayendo empresas, gente preparada, gerentes, directivos, altos funcionarios. A pesar de ser el 14% de población de España tiene el 30% de todos los funcionarios del estado y eso sin contar empresas públicas, consorcios, mutuas que no están en las estadísticas del Gobierno. Hay un diferencial de entre 80.000 y 100.000 funcionarios más respecto a lo que le correspondería por población y eso en familias serían 200.000 más».

Sin embargo, los planes del Gobierno para descentralizar organismos quedaron aguados, por las resistencias de los funcionarios a cambiar de territorio dentro de las instituciones ya existentes y porque, de momento, no se ha considerado a Asturias como sede de ninguna de nueva creación.

El Estado no ejecutó ni la mitad de las inversiones para Asturias el año pasado

L.O.

En los últimos presupuestos generales del Estado, las partidas dedicadas a Asturias han sido notables, altas en comparación con los de administraciones anteriores en las que lo dedicado a la comunidad en las cuentas generales eran tan menguante que había que remontarse a la época de la peseta, antes de la circulación del euro, para encontrar montos semejantes. Pero el trecho que va del dicho al hecho en unos presupuestos generales es lo ejecutado realmente y de lo que se hace balance desde el Ministerio de Hacienda al terminar el año. Y respecto a 2021 Asturias sale muy maltratada por el gobierno central, con la peor ejecución del país sólo por detrás de Cataluña. No se llegó a hacer realidad y concretarse ni la mitad de las inversiones puestas en el papel, apenas un 40,5%.

Seguir leyendo