España liquida la «hipoteca» de xarda

e. abuín REDACCIÓN / LA VOZ

ASTURIAS

XAIME RAMALLAL

La flota podrá pescar la cuota íntegra el año que viene, después de que la Comisión aceptase el uso de las toneladas no pescadas para pagar la multa

20 jul 2022 . Actualizado a las 22:18 h.

La flota española se dio en el 2009 todo un atracón de caballa. Había tanta en el caladero y tan poco control de su consumo que cuando la Administración española se quiso dar cuenta ya se había consumido la cuota que le correspondía para ese año por triplicado. A España le tocaban 29.529 toneladas, con el descuento por haberse excedido el año anterior se quedó en 25. 525. Pero en el recuento a final de año, resulta que sus embarcaciones habían capturado 90.954 toneladas.

Ni que decir tiene que España tuvo que pagar esa fiesta de la xarda. Se hipotecó por once años para devolver las 65.429 toneladas que pescó de más y pagar el porcentaje de penalización por haber incumplido el reglamento de TAC (total admisible de capturas) y cuotas de ese año. Con tres años de cadencia, en las que solo se descontaron 100 toneladas (del 2013 al 2015), en el 2016 llegaron los recibos más abultados, a razón de 5.544 toneladas hasta el 2023, año en el que se saldaría la deuda con el descuento de 269 toneladas.

Como pagarla todo en xardas se hacía muy lesivo para el sector, puesto que coincidió con años en los que el TAC comunitario de la especie se fue recortando, España solicitó a la Comisión Europea pagar parte de esa hipoteca en anchoas, un stock que, después del colapso que llevó a suspender la pesca en el Cantábrico por cinco años, estaba en niveles históricos de biomasa. Y Bruselas dijo sí: aceptó 3.696 toneladas de caballa entre el 2016 y el 2022, para rebajarla a 180 toneladas en el 2023.