Bonificaciones fiscales de hasta un 95% por instalar placas solares en Asturias: los concejos con mejores condiciones

Elena G. Bandera
E. G. Bandera REDACCION

ASTURIAS

Placas solares en una comunidad de vecinos de Oviedo
Placas solares en una comunidad de vecinos de Oviedo

Nueve de los 19 municipios asturianos con más de 10.000 habitantes aplican incentivos para favorecer el autoconsumo fotovoltaico, aunque en algunos casos con requisitos imposibles de cumplir

22 ago 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El momento actual, en plenas crisis energética y climática, es la tormenta perfecta para que las administraciones aprovechen las herramientas que están a su alcance e impulsen medidas seriamente encaminadas a favorecer las energías limpias y el autoconsumo, especialmente fotovoltaico. En Asturias, ya lo están haciendo a través de bonificaciones fiscales nueve de los 19 ayuntamientos de los concejos de más de 10.000 habitantes, aunque algunos con condiciones más restrictivas que asumibles. O al menos así se considera en el informe elaborado por la Fundación de Energías Renovables (FER) sobre los incentivos fiscales para la instalación de placas solares que se aplican en 570 de los 760 municipios de España con más de 10.000 habitantes.

Este informe, en sus conclusiones, explica que «a día de hoy nadie niega que el autoconsumo fotovoltaico es una herramienta perfecta para luchar contra el cambio climático a la vez que se dota de eficiencia y democratización al sistema eléctrico». Asimismo, no pasan por alto que «dentro de las ciudades es especialmente beneficiosa al sumar la componente de autosuficiencia energética en unos lugares donde no existe otra manera de satisfacer sus necesidades energéticas sin tener que recurrir a centrales eléctricas a kilómetros de distancia». Por ello, se añade en el informe, «es sumamente importante conseguir que el autoconsumo sea una componente intrínseca de nuestros tejados».

No obstante, reconocen que aún existe mucho desconocimiento entre la ciudadanía que impide que el uso de la energía fotovoltaica sea una realidad. En este sentido, hay que recordar que en España, durante el Gobierno de Rajoy, llegó incluso a establecerse un impuesto al sol que fue derogado en 2018 y que, aún hoy, la burocracia administrativa que implica la tramitación de estas instalaciones, aunque se tiende a reducir, sigue estando ahí para complicarle la vida al ciudadano concienciado con la energía solar.