Primarias y «dedazos» para el otoño más caliente en la política asturiana

L.O.

ASTURIAS

F. Sotomonte

Los grupos con representación en la Junta marcan plazos y procesos para la selección de sus candidatos

23 sep 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Es un engranaje lento pero que, una vez que comienza ya no se detiene y que irá acelerando cada vez más hasta el próximo mes de mayo. Con el comienzo del nuevo curso político en Asturias -tras las celebración del debate sobre el estado de la región y el adelanto, anunciado por Adrián Barbón, de las negociaciones del presupuesto al 26 de septiembre- los partido ha arrancado ya el reinicio del ciclo electoral con la vista puesta en las próximas elecciones autonómicas para las que unas formaciones elegirán a sus candidatos por primarias, con el voto directo de sus afiliados, y otros esperaran a la designación de la dirección nacional.

El PSOE prepara unas de sus primarias más disputadas pero a nivel local, en las dos ciudades más pobladas de Asturias en Oviedo y en Gijón, donde varios candidatos anunciaron esta semana su intención de competir por la cabeza de cartel; pero no las habrá en el ámbito autonómico. Barbón, el pasado 8 de septiembre, el mismo Día de Asturias anunció su intención de repetir como candidato socialista a la presidencia del Principado, y lo hizo apelando a los retos afrontados en este mandato y la que oferta que, a su juicio, representa de «estabilidad» para la región.

Donde no se esperan primarias en el PP. El partido conservador tiene en sus estatutos un sistema singular de elección con voto de afiliados pero con dos vueltas: en la primera con sufragios de los afiliados pero en la segunda (ya sólo con los dos con más apoyos) limitado el voto a los compromisarios. La primera vez que se usó ese sistema en Asturias fue para elegir a Mercedes Fernández, Cherines, como presidenta del PP regional. Pero la victoria de Pablo Casado (con el mismo sistema) a apartó de la candidatura autonómica para la que fue señalada Teresa Mallada. Tras un turbulento período de bicefalia, Cherines aceptó irse al Senado y el partido, en el parlamento y a nivel orgánico quedó en manos de Mallada a falta de un congreso que la ratificara. Pero el cónclave se ha ido posponiendo una y otra vez hasta el presente y Casado ya no está al frente del PP sino Alberto Núñez Feijoo. En declaraciones a La Voz de Asturias, el expresidente gallego, indicó que no era una cuestión cerrada y que, en todo, caso se decidiría este otoño, eso sí, por designación de la dirección nacional.