Algo más que dos compañeros

Toché y Linares ejemplifican el buen rollo que se ha instalado en el vestuario azul

Linares y Toché celebran uno de los goles frente al Tenerife
Linares y Toché celebran uno de los goles frente al Tenerife

Oviedo

Son dos delanteros en un esquema que solo tiene hueco para uno. Podrían ser rivales, pero son amigos. Toché y Linares. Linares y Toché. Dos futbolistas que ejemplifican de manera perfecta el buen ambiente que esta temporada se ha instalado en el vestuario del Real Oviedo y que se ha multiplicado con la buena racha de resultados.

Entre ellos existe competencia y competitividad, pero en ningún caso envidia o deslealtad. Todo lo contrario. Se aprecian y respetan hasta el extremo. Los dos son capitanes del Real Oviedo y actúan como tal dentro y fuera del campo. Dos referentes dentro del vestuario, en el césped y en la sala de prensa.

Flores para Linares

Ayer apareció por rueda de prensa Toché. El murciano acaba de volver tras superar exitosamente su lesión de menisco. Antes de producirse, el máximo goleador azul de las dos últimas temporadas era un fijo para Anquela, insustituible y básico. Cuando todo el mundo se temía lo peor, apareció la mejor versión de Linares para que la ausencia de su amigo fuera más llevadera.

«Sabía que Linares era de lo mejorcito de la categoría y lo ha demostrado cuando ha tenido minutos», comentaba ayer Toché ante los medios. Una declaración llena de sinceridad y alegría por su compañero.

Lejos de reclamar su sitio como teórico titular, el murciano tiene claro que «ahora soy yo el que tiene que esperar y ponérselo difícil al míster. Esa competitividad va a ser buena para el equipo».

Si todavía hacía falta dejarlo más claro: «Linares y yo tenemos una relación inmejorable. Cuando él ha estado suplente ha sido un excelente compañero y ahora me toca serlo a mí».

Linares, consciente de la importancia de Toché

Si ayer le tocó al murciano, en los últimos meses fue Linares el que no perdió oportunidad para alabar a su compañero, por entonces ausente por lesión. «Lo que más me importa es poder ayudar al equipo tras la lesión de un jugador tan importante para nosotros como Toché».

El zaragozano se alineaba, además, en la misma línea que su compañero: «Toché lo estaba haciendo muy bien cuando estaba y jugamos con un solo delantero, por lo que no hay nada que decir. Yo estaba preparado y esperando el momento en que me tocara jugar».

Lo dicho. Dos compañeros, pero dos amigos por encima de todo. Dos ejemplos y dos líderes en el vestuario. Toché y Linares.

Valora este artículo

8 votos
Comentarios

Algo más que dos compañeros