Contracrónica: Un desplazamiento feliz

El Real Oviedo revive en un partido decisivo y arropado por su afición en la grada

Lugo Real Oviedo Anxo Carro aficion.Aficionados del Real Oviedo celebran la victoria en el Anxo Carro
Aficionados del Real Oviedo celebran la victoria en el Anxo Carro

Lugo

No hace mucho tiempo, el encuentro de ayer en el Anxo Carro hubiera supuesto una derrota para el Real Oviedo. Tal es la experiencia que tiene la afición azul en esta clase de encuentros, que a nadie le sorprende ya tropiezos en el momento más inoportuno. Quizá por eso, la derrota frente al Alcorcón de la semana pasada no asombró demasiado a la parroquia oviedista.

Sin embargo, ayer el equipo funcionó. Casi igual de bien que la afición durante todo el día por las calles de Lugo y durante los 90 minutos en el feudo lucense. Los de Anquela supieron controlar, sufrir, crear ocasiones y, en el momento justo, anotar el gol de la victoria. Un encuentro emocionante, con gran ritmo en muchas fases y que, por una vez, cayó del lado azul para alegría de los casi 2.000 oviedistas que ‘invadieron’ el Anxo Carro.

Un equipo que sabe sufrir

Después de 34 jornadas, está claro que el Real Oviedo no es un equipo perfecto. Ha cometido errores que le han penalizado en exceso en los últimos meses de competición. Sin embargo, es innegable que los azules, independientemente de quién esté sobre el césped, saben sufrir.

El equipo ha mostrado una buena imagen en muchos campos (también ha pegado algún que otro patinazo), mostrando de vez en cuando mimbres de equipo que puede conseguir grandes cosas. O, al menos, luchar por ellas.

En un momento delicado consiguieron remontar al Granada. En Huesca empataron en casa de un líder que, de aquella, se mostraba intratable. Solo un penalti muy dudoso evitó que vencieran en Vallecas. Ayer, ante el Lugo y en una final, consiguió tres puntos con total merecimiento. Una victoria que le permite mantenerse muy cerca del playoff.

Aprovechar el calendario

En los últimos dos meses de competición, el equipo de la capital del Principado ha pinchado en exceso en el Carlos Tartiere. A día de hoy, todavía se echan en falta los 7 puntos que volaron ante Albacete, Barcelona B y Alcorcón.

Sin embargo, quedan 8 jornadas para la conclusión del campeonato y el coliseo azul debe ser un empuje decisivo para el Real Oviedo. Son 5 los encuentros que se disputarán los de Anquela como locales, mientras que solo 3 serán como visitante.

Llegó el momento para que la fiel afición azul haga lo que mejor sabe hacer: Apretar hasta el último segundo del último minuto. Que desde las gradas salga el aliento necesario para que los futbolistas dejen hasta el último gramo de fuerzas sobre el césped. La unión equipo-afición ha de ser más fuerte que nunca.

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

Contracrónica: Un desplazamiento feliz