El dilema de los laterales

Con el nuevo esquema, la función de los hombres exteriores de la zaga puede cambiar

Cotugno y Diegui celebran el 0-1 en Lugo
Cotugno y Diegui celebran el 0-1 en Lugo

Oviedo

Una de las señas de identidad de aquel Real Oviedo que durante más de dos meses (entre finales de noviembre y principios de febrero) no conoció la derrota fue la importancia de sus laterales convertidos, por entonces, en carrileros. Mientras que los tres centrales y el doble pivote conformaban una coraza que pocas veces perdía la posición, la responsabilidad ofensiva recaía en los hombres exteriores.

Aarón Ñíguez y Saúl Berjón eran las caras visibles del ataque azul, pero su juego no se podría haber entendido sin la aportación de Mossa y Diegui Johannesson. Mientras que el primero era clave en los ataques posicionales y en las superioridades numéricas generadas en la banda izquierda, el segundo aprovechaba el juego que se generaba en esa banda y desde la derecha aparecía para dar el último pase o incluso finalizar jugadas. 

Tras mes y medio en el que el juego del equipo ha ido decayendo con el paso de los partidos, Juan Antonio Anquela ha decidido darle una vuelta a su Oviedo y la función de los laterales puede ser otra. Ante el Lugo, y ya con el 4-2-3-1 sobre el césped, el técnico jienense apostó por Christian Fernández y Cotugno, dos zagueros cuya mejor versión aparece en campo propio y no en el del rival.

Al quitar un central, Anquela quiso evitar que el equipo se partiese poniendo a dos laterales de corte conservador, evitando así que se incorporasen mucho al ataque y fijando su posición cerca de Carlos y Forlín. Salvo en determinados minutos, el equipo se mostró sólido y no parece que ante el Nàstic vaya a cambiar la zaga.

Ahora el técnico debe decidir: apostar por dos laterales ofensivos como Diegui y Mossa para ganar peso en ataque aún a riesgo de ceder espacios en defensa, o dar continuidad a Christian y Cotugno, la pareja más conservadora de todas las opciones. Dependiendo de como se desarrollen los partidos, Anquela podrá elegir. Y eso siempre es bueno para el equipo.

Valora este artículo

4 votos
Comentarios

El dilema de los laterales