Fusilamiento en El Sadar

Los 18 tiros a puerta de Osasuna son la segunda marca más alta de la era Anquela

Alfonso sale mientras Carlos pugna con Xisco en el Oviedo-Osasuna
Alfonso sale mientras Carlos pugna con Xisco en el Oviedo-Osasuna

Oviedo

En la previa del Osasuna-Real Oviedo, el potencial ofensivo del conjunto rojillo fue uno de los temas más comentados. Si bien es cierto que los de Diego Martínez no habían demostrado a lo largo del curso ser un equipo coral en campo contrario, la cantidad y calidad de sus hombres de ataque era suficiente para generar ocasiones. Y fue justamente lo que sucedió el pasado sábado.

En una primera parte en la que se puede decir que, por lo menos defensivamente, el Real Oviedo estuvo a buen nivel, Osasuna ya dispuso de varios acercamientos peligrosos al arco de Alfonso. Los de Anquela se cerraban por dentro, impedían que Lasso y Roberto Torres recibieran de cara a portería y Xisco no participaba, pero el mínimo resquicio era aprovechado para poner a prueba a un Herrero que no se podía relajar.

En el segundo tiempo llegó la avalancha. Diego Martínez tiró de fondo de armario y Fran Mérida y David Rodríguez salieron para agitar el árbol y complicar aun más el partido para el cuadro azul. Eso, unido a que Borja Lasso comenzó a girarse fácil y a recibir en superioridad, mató al Oviedo.

El balón comenzaba a moverse rápido por el centro para, previo paso por un David muy superior a los centrales carbayones, llegar a bandas y desde ahí bombardear el área de Alfonso. Los de Anquela, muy metidos en su campo y con Saúl y Linares como única vía de escape, eran incapaces de quitarse a Osasuna de encima.

La baja de Mossa, fundamental como enlace entre la defensa y los atacantes, por encima incluso que el doble pivote, también fue importante en este aspecto, ya que Varela no logró ser protagonista en campo rival.

En total fueron 18 los tiros con los que el cuadro rojillo acabó el encuentro, a tan solo uno de los 19 que el Oviedo recibió ante el Córdoba en la jornada 32, en lo que supuso la cifra de disparos recibidos más alta de la 'era Anquela'

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

Fusilamiento en El Sadar