Anquela y su amplio abanico en la medular

El técnico del Real Oviedo comenzará a trabajar con varias opciones en el centro del campo

Gol Folch Rocha Carlos Hernandez Real Oviedo Sevilla Atletico Carlos Tartiere.Folch, Rocha y Carlos Hernandez celebran el primer gol del Real Oviedo
Folch, Rocha y Carlos Hernandez celebran el primer gol del Real Oviedo

Oviedo

La falta de una rotación sólida en el centro del campo fue uno de los puntos débiles del primer Real Oviedo de Juan Antonio Anquela. La medular fue gobernada por un Ramón Folch que lo jugó prácticamente todo, pero solo encontró en David Rocha a un escudero de garantías. El catalán y el extremeño fueron el doble pivote inamovible en el mejor momento del curso para los azules y, con sus limitaciones, se entendieron bastante bien.

El problema estuvo cuando ese plan A falló. Patrik Hidi no pudo alcanzar su mejor forma en ningún momento de la temporada. Se perdió gran parte de la pretemporada y, cuando empezaba a asomar la cabeza, una fractura en el quinto metatarsiano del pie derecho le dejó en el dique seco. Volvió en diciembre, pero no volvió a ser una opción real para el técnico.

Por último, McDonald Mariga debutó en la segunda jornada del curso y una lesión muscular le apartó del equipo dos meses. En octubre y noviembre se instaló en el once, pero el Oviedo comenzó a funcionar con Folch y Rocha en el once inicial y el africano no volvió a ser titular hasta cuatro meses después. Un partido bueno y tres mediocres, y así hasta el final de la temporada.

La secretaría técnica buscó refuerzos para el centro del campo y por fin pudo firmar a Sergio Tejera, uno de los jugadores más pretendidos por el Oviedo en los últimos años. También ficharon a Richard Boateng, centrocampista ghanés que viene de hacer una magnífica temporada en Melilla actuando de mediapunta.

Ya con Mariga fuera del club, Juan Antonio Anquela dispone de un amplio abanico de posibilidades en la medular. Tejera es ese jugador que no tenía el Oviedo, un mediocentro capaz de superar líneas a través del pase y también de ser diferencial cerca del área, mientras que Boateng, experto en el ida y vuelta, puede encajar a la perfección en un trivote o como mediapunta en un equipo que opte por jugar al contraataque. 

Todavía puede llegar algún jugador más para reforzar la posición y Hidi no tiene asegurada su continuidad, pero lo que está claro es que el margen de maniobra de Anquela para diseñar su centro del campo es mayor que el de la temporada pasada.

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

Anquela y su amplio abanico en la medular