Javi Muñoz, talento para la medular de Anquela

Así es el nuevo jugador del Real Oviedo

Javi Muñoz en un Lorca-Cádiz
Javi Muñoz en un Lorca-Cádiz

Oviedo

El 'boom' del juego combinativo que alcanzó su cénit en los títulos que la selección consiguió entre 2008 y 2012 supuso una revolución en la mayoría de canteras del fútbol español. La del Real Madrid no fue una excepción.

España no paraba de sacar centrocampistas talentosos, con gran manejo de balón y capaces de dominar los partidos a través del pase. De La Fábrica surgieron futbolistas como Pedro Mosquera, Dani ParejoÁlex Fernández, Aguza, Medrán y, en la última etapa, Marcos Llorente, Aleix Febas, Fede Valverde y nuestro protagonista, Javi Muñoz.

Toda una vida en La Fábrica

Javi Muñoz (Parla, 1995) llegó siendo alevín al Real Madrid, en 2006. Y no ha parado de crecer. Cuando un jugador logra pasar por todas las etapas del fútbol formativo de una de las canteras más exigentes del mundo y llega a debutar con el primer equipo es que algo tiene.

Ramis lo entrenó en juveniles y en la 13/14, junto a Marcos Llorente, Febas o Álvaro Jiménez, el madrileño se proclamó campeón de la Copa de Campeones. El paso al Real Madrid C era lo lógico, pero un tal Zinedine Zidane no estaba dispuesto a desperdiciarlo. 

El frances, entonces entrenador del Castilla, lo llamó a filas para que jugase en el filial blanco. Aquella misma temporada, en un partido de Copa ante el Cornellá, Ancelotti lo hace debutar en el primer equipo.

La 15/16 es la temporada de su confirmación. Primero con Zidane y luego con Ramis, el madrileño se convierte en pieza clave de un Castilla que logró el campeonato del grupo II de Segunda B, pero primero el UCAM Murcia y luego el Lleida les privaron del ascenso. 

Su 16/17, a las órdenes de Solari, no fue tan destacada como la anterior, y su cesión al Lorca se presentaba como un examen en el principio de su carrera. Pero Muñoz pasó el corte. En el Artés Carrasco se convirtió en uno de los centrocampistas mejor valorados de Segunda y despejó todas las dudas. Oviedo le espera.

Cómo juega Javi Muñoz y qué puede aportar al Oviedo

Del nuevo centrocampista del Real Oviedo se debe destacar su calidad asociativa, golpeo de balón y versatilidad en la medular. Puede jugar en todas las posiciones de la sala de máquinas, sea mediocentro, interior o en la media punta.

Tanto en el Castilla como en el Lorca probó las tres posiciones, aunque en su debut en Segunda se consolidó en el doble pivote y en el 4-3-3 que puso en liza primero Curro Torres y luego Fabri.

Su presencia y jerarquía en el centro del campo es indudable, algo que junto a su buen desplazamiento en largo le permite dominar los partidos. Capaz de meterse entre centrales en el inicio de juego o de esperar el pase a la espalda de los centrocampistas rivales, su adaptación a cualquier esquema y modo de juego será muy útil para Anquela.

Su buen disparo es otra de sus armas, la que le permite poder adoptar un papel de llegador y que su rendimiento no se vea afectado. Para varios entrenadores de La Fábrica, Muñoz "es más un 8 (interior) que un 6 (mediocentro) o un 10 (mediapunta). Tiene calidad para elaboración de ataque y llega con buen disparo".

Jugar al lado de un mediocentro puro como Folch le podría permitir volar y llegar con peligro al área rival, donde suele sacar a relucir su gran diestra. Además, es un gran lanzador de estrategia y tanto en córners, faltas y penaltis puede aportar mucho al equipo. 

Anquela suma un centrocampista talentoso y versátil, en la línea de la reconversión técnica que se está produciendo en dicha parcela del plantel azul. Ahora es turno del técnico. Encajar las piezas y dotarlas de sentido será uno de los grandes retos de la temporada.

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

Javi Muñoz, talento para la medular de Anquela