Los tres retos del Oviedo en el Carranza

Los quebraderos de cabeza para Anquela antes de enfrentarse al Cádiz

Anquela y Cervera se saludan antes del Oviedo-Cádiz de la 17/18
Anquela y Cervera se saludan antes del Oviedo-Cádiz de la 17/18

Oviedo

Es difícil adivinar qué Oviedo nos encontraremos el sábado en el Ramón de Carranza. Si en la primera jornada los de Anquela dominaron el partido desde el minuto 1 al 90 a través del balón, en la segunda se pudo ver a un conjunto azul cediendo la iniciativa y haciendo daño a campo abierto.

Estas dos versiones ya vistas hacen más atractiva aún la visita al Cádiz, uno de los conjuntos más reconocibles de la categoría. El equipo de Cervera cumple tres cursos en la categoría y siempre ha sido ese bloque incómodo para el rival, que encaja muy poco (menos goleado de la 17/18) y casi no cede espacios en su columna vertebral. En ataque, castiga tanto a la contra como a balón parado. 

El conjunto gaditano no es el Córdoba y no parece que vaya a cambiar ahora su forma de jugar. Así pues, estos son los retos a los que se enfrentara un Oviedo de Anquela que, seguramente, deberá llevar la iniciativa.

Atravesar la muralla

Si ante el Extremadura, y también en El Arcángel, el Oviedo casi siempre encontró pases interiores a la espalda del centro del campo rival, los Tejera, Mossa, Javi Muñoz y Boateng tendrán una prueba de fuego en el Carranza. El Cádiz, siempre bien recogido en su habitual 4-2-3-1, deja pocos huecos y su caparazón seguramente sea el más sólido de la categoría.

Alex Fernández ya es un experto en el arte de achicar y junto al resucitado José Mari (pocos minutos los últimos dos cursos debido a las lesiones) forman un doble pivote que lideran la defensa coral. Como siempre en estos partidos, la imaginación sobresaliente de Saúl Berjón ante líneas muy juntas será clave en el ataque del Oviedo.

La importancia de la transición ataque-defensa

Álvaro García ya no está, pero si estos dos días que quedan de mercado no lo impide, Salvi sí será de la partida el sábado a las 19:00 horas. El equipo de Álvaro Cervera sigue dominando como pocos el arte del contraataque y el extremo de Sanlúcar de Barrameda es uno de los mejores en dicha faceta.

Además, el desparpajo del joven canterano Manu Vallejo, unido a la capacidad del ariete Mario Barco para jugar de espaldas y ejercer de punto de apoyo hacen que el conjunto gaditano siga teniendo armas para realizar contras de calidad. Ante esto, el papel de los centrales en la anticipación y del centro del campo carbayón, tanto a la hora de vigilar las pérdidas como de estar atento a las coberturas, será una de las claves.

Hacerse fuertes en el balón parado

Si contamos el gol de Alfaro en Córdoba como acción a balón parado (la jugada venía de un córner y la defensa en zona seguía en su sitio), ya serían dos los tantos recibidos de esta manera en otras tantas jornadas. Este dato se vuelve más peligroso cuando enfrente tienes a Ager Aketxe, sin duda alguna uno de los mejores golpeos del fútbol profesional español.

Colgando el balón al área o buscando directamente la portería, el canterano del Athletic es letal en las jugadas de estrategia. Su zurda será un gran reto tanto para los jugadores de campo (grandes rematadores como Servando, Barco o Marcos López) como para Alfonso Herrero, ya que muchos de esos golpeos desde larga distancia buscan la duda de los porteros y así beneficiarse de posibles rechaces. 

Valora este artículo

6 votos
Comentarios

Los tres retos del Oviedo en el Carranza