El Tartiere estrena candado

Los azules rompieron ante el Albacete una estadística clave en el desarrollo de los partidos

Los jugadores del Oviedo saludan a su afición
Los jugadores del Oviedo saludan a su afición

Oviedo

El partido del domingo en el Carlos Tartiere rompió varias estadísticas. Las principales fueron, obviamente, que el Real Oviedo ganó su primer partido de la temporada como local y el Albacete perdió esa imbatibilidad que solo ellos mantenían en todo el fútbol profesional español.

Una más secundaria, pero no menos importante, fue que el conjunto de Juan Antonio Anquela consiguió dejar su portería a cero, algo que todavía no había pasado este año en el coliseo oviedista. Hay que recordar que Extremadura y Elche se llevaron un punto tras marcar un gol y que el Zaragoza pasó por encima del Oviedo con un 0-4 muy doloroso.

Los carbayones maniataron a un Albacete que había demostrado en anteriores jornadas una fluidez en ataque muy peligrosa y dejaron al equipo de Ramis en un tiro a puerta, el de Roman Zozulya a la salida de un córner y que desvió Alfonso Herrero en lo que sin duda fue la parada del encuentro.

El gran partido de los tres centrales azules, unido a la intensidad de todo el equipo en las ayudas defensivas y las segundas jugadas, acabó desesperando al conjunto manchego en general y a la dupla atacante en particular. El Tartiere estrenó candado y el objetivo ahora es que esté unos meses puesto. 

Comentarios

El Tartiere estrena candado