La Segunda no hace prisioneros

La división de plata del fútbol español bate su récord de despidos de entrenadores

Sandoval y Anquela en el Nuevo Arcángel
Sandoval y Anquela en el Nuevo Arcángel

Oviedo

Nunca antes en la historia de la Segunda División ocho entrenadores habían sido despedidos en las primeras 14 jornadas de competición. Este último fin de semana han sido tres los técnicos que han perdido su puesto: Baraja tras perder el derbi ante el Oviedo (Sporting), Sandoval (Córdoba) y Manolo Jiménez (UD Las Palmas).

Que más de 1/3 de los técnicos de la categoría ya estén en casa nos hacen ver que la acumulación de clubes importantes no solo se demuestra en el campo, también en los despachos. Muchos equipos con los mismos objetivos para tan solo seis puestos de privilegio hacen que cada derrota puede hacerte perder el trabajo.

La clasificación no te hace estar a salvo. Si bien los técnicos que conviven con el descenso son los que más peligran, el despido de Jiménez en Las Palmas es el mejor ejemplo de que el peligro también amenaza la zona alta. El equipo insular, que llegó a ocupar varias jornadas los puestos de ascenso directo, sigue estando en playoff, pero la directiva no ha querido esperar más.

Aunque todavía es pronto para sacar conclusiones, podemos echar un pequeño vistazo a cómo les va a los equipos que han decidido cambiar de rumbo. El Tenerife, por ejemplo, despidió a Etxeberría en la jornada 5. Tras casi diez jornadas, ya con Oltra a los mandos, los tinerfeños son 18º, empatados a puntos con el descenso.

Zaragoza y Nàstic, que también cambiaron de entrenador en los primeros diez partidos, son 15º y colista, respectivamente. La Segunda no hace prisioneros, pero no siempre cambiar de entrenador es la mejor solución.

Comentarios

La Segunda no hace prisioneros