Tejera: «Lo importante es saber leer qué necesita cada partido»

La Voz de Asturias entrevista al centrocampista del Real Oviedo

Sergio Tejera en El Requexón
Sergio Tejera en El Requexón

Oviedo

Sergio Tejera (Barcelona, 1990) ha caído de pie en el Real Oviedo. El centrocampista catalán, primer fichaje del conjunto carbayón para la presente temporada, está cumpliendo con las expectativas y desde el primer partido demostró que es uno de los líderes de este equipo. Y eso es algo que el ex del Nàstic asume con gusto. La Voz de Asturias charla con Tejera sobre su papel en este segundo proyecto de Anquela en el Oviedo. 

-En agosto, Anquela dijo que encontrar una identidad y explotarla al máximo era lo más difícil para un entrenador. ¿El Real Oviedo ya ha encontrado esa identidad?

-Nos ha costado en muchos partidos ser nosotros, pero poco a poco el equipo cada vez lo tiene más claro, cada vez muestra más esa personalidad deseada. Ahora están llegando esos resultados y esperamos seguir en esa línea.

-El Oviedo de la primera jornada, el del día del Córdoba o el de la segunda parte ante el Reus.

-Creo que intentar manejar todos esos ámbitos del juego es importante, tenemos equipo para poder controlar los partidos a través del balón o para jugar al espacio con jugadores rápidos. Lo importante es saber leer qué necesita cada partido y dominar todos los modos de juego.

-¿Se puede ser un equipo camaleónico, que se adapte al rival o a cualquier contexto, pero a la vez no perder nunca una esencia concreta?

-Al final lo que el míster quiere es que el equipo tenga esa seña de identidad. Cuando tenemos el balón hacer las cosas bien y cuando no presionar arriba. Insiste mucho en ser un equipo agresivo cuando se pierde el balón.

-¿Qué le pide Anquela cuando juega de interior en un 4-3-3 y qué le pide cuando es parte del doble pivote en el esquema de centrales y carrileros?

-Sobre todo trabajo, eso es innegociable. Luego, cuando estoy en el doble pivote, seriedad y no perder el sitio fácilmente. Con tres dentro y jugando de interior pues la llegada al área rival, para acompañar al punta y acumular gente ahí.

-¿Hacía mucho que no jugaba con este esquema?

-Pues sí, la verdad. En Tarragona alguna vez lo probamos pero no nos fue muy bien. Aquí sí es verdad que los jugadores que estaban el curso pasado lo tienen muy interiorizado y a los que hemos venido nuevos no nos ha costado adaptarnos.

-¿Es muy diferente su rol actual en el Oviedo al que tenía en Tarragona?

-La posición sigue siendo la misma, más o menos. Aunque cuando Ramón no ha podido estar sí que jugué de pivote en el 4-3-3, un lugar donde nunca había estado y me sentí muy a gusto.

-En la última jornada el Reus se encerró atrás, juntó líneas y acumuló gente por dentro. ¿Cómo se deben afrontar esos partidos?

-Es complicado. Como dices el Reus plantó dos líneas muy fijas dejando a Linares solo arriba, aunque incluso él muchas veces estuvo por detrás del balón. Intentar moverlos de lado a lado, ser pacientes pero al mismo tiempo darle ritmo a la circulación para intentar encontrar una fisura en su defensa.

Yo, que lo vi desde arriba, notaba que en algún momento la gente de la grada se desesperaba un poco, pero no hay que precipitarse. Encontrar superioridades en bandas y atacar por ahí.

-Antes habló de la presión. ¿Qué pide Anquela en ese aspecto y qué le pide a usted en particular?

-La trabajamos mucho. La empiezan los tres de arriba y a partir de ahí los de atrás tenemos que ir cerrando espacios. Yo a veces me vengo un poco arriba [risas] y salto demasiado a la presión, seguramente por el afán de recuperar el balón. Cuando no se hace bien dejo un espacio peligroso a la espalda y es ahí cuando el míster me mete caña para que lo tenga en cuenta.

-¿Qué es lo que más se busca con esa presión? ¿Un mal pase, recuperar en campo rival y atacar rápido o forzar al defensa a un pase atrás al portero, que este pegue en largo e intentar ganar el duelo aéreo?

-Lo fundamental es no dejarles salir cómodos. Cuando haces una presión alta los equipos no se la suelen jugar mucho y al notar que apretamos pegan en largo. Es ahí donde intentamos hacernos fuertes y ganar segundas jugadas.

-¿Qué me puede decir de sus socios habituales en el centro del campo? Folch, Javi Muñoz, Boateng, Saúl…

-Yo estoy encantado con ellos. Todos sabemos que la plantilla es corta, que por desgracia pasaremos tramos, como este, en el que tendremos lesiones. El nivel medio es muy alto, ideal para que pueda entrar cualquiera y no se note. Javi lo hizo muy bien el otro día ante el Reus. Eso habla bien del equipo.

-¿Saul le ha sorprendido o es justo como se lo imaginaba cuando jugaba contra él?

-Sabía de su nivel, pero no lo conocía personalmente. Eso es lo que más me ha sorprendido. Cuando llegamos los nuevos fue uno de los que siempre estuvo pendiente de que nos integráramos bien, tanto él como Toché y demás veteranos.

-Por suerte, el centro del campo ahora mismo está libre de lesiones. Por detrás vienen una serie de jugadores con un nivel prometedor. ¿Cómo ve Borja Sánchez, Edu Cortina o Jimmy?

-Estuvieron con nosotros en pretemporada y ahora están haciendo una campaña espectacular. Seguro que durante el año tendrán su momento. Que sigan apretando porque el míster cuenta con todos los del filial. Esperemos que cuando tengan su oportunidad den el nivel que intuimos en los entrenamientos.

-¿Sigue fijándose en otros centrocampistas para mejorar su juego o eso solo lo hacía cuando era más joven y estaba empezando?

-Al final es mi posición, así que me sigo fijando, sí. Cuando veo partidos de la categoría siempre estoy atento a los centrocampistas, también para saber por donde te pueden salir cuando juegues contra ellos.

-¿Alguno le gusta especialmente?

-Yo siempre tuve debilidad por Fran Mérida, que además es amigo. Es uno de los mejores mediocentros de la categoría.

-Creo que ve mucho fútbol de Segunda. Tras este primer tercio de campeonato, ¿qué equipo le está llamando más la atención?

-A todo el mundo le está sorprendiendo el nivel del Alcorcón. Son un equipo muy serio que han aprendido rápido lo que quiere Cristóbal, su entrenador. A esto hay que sumarle que son gente con experiencia, así que están dando que hablar.

-¿Es la Segunda una liga rica a nivel táctico? Es una competición que suele estar rodeada de muchos tópicos.

-Hay mucha variedad. Diferentes estilos y modos de juego. Si coges la tabla, arriba hay equipos que juegan al contragolpe y otros que su fuerte está en dominar el balón. Cada equipo es un mundo y por eso es la categoría más igualada.

-Desde el principio le ha gustado a la afición del Tartiere. ¿Nota ese aprecio que viene desde la grada?

-Me he sentido muy arropado, sí. Cuando juego intento dar mi mejor versión y ayudar a los compañeros, imagino que eso la gente lo ve y lo agradece.

-La típica: ¿cómo vivió el derbi?

-Superó mis expectativas, y mira que me habían avisado. Fue una semana muy bonita en general que se redondeó el día del partido, desde la salida del hotel hasta la celebración tras ganar.

Comentarios

Tejera: «Lo importante es saber leer qué necesita cada partido»