El mejor Almería, el de bajo coste

Tras tres salvaciones agónicas, los rojiblancos disfrutan de una temporada en la parte alta de la tabla

Javi Hernández y Champagne después del gol del Almería
Javi Hernández y Champagne después del gol del Almería

Oviedo

En la 15/16, temporada del regreso al fútbol profesional del Real Oviedo, el curso arrancó con el Almería, recién descendido, como gran candidato para volver a Primera División. Los rojiblancos, con Sergi Barjuán a los mandos, mantuvieron a varios de los jugadores importantes en la máxima categoría y gastaron más de un millón de euros en el marcado de verano, conformando una de las grandes plantillas de Segunda División.

Tras dos victorias en las primeras siete jornadas, el club rojiblanco despedía a Sergi e iniciaba así una espiral negativa que les llevó a otros tres relevos en el banquillo. Cinco entrenadores y una salvación agónica en la última jornada después, la temporada finalizaba para los rojiblancos. 

En el verano de 2016 también realizaron un desembolso importante. Llegaron Trujillo y Fidel a cambio de otro millón de euros y mantuvieron a la gran mayoría de los fichajes del curso anterior, pero el proyecto seguía sin funcionar. Los almerienses no pasaron de la novena posición en toda la temporada, tres técnicos pasaron por su banquillo y, como ya pasó en la 15/16, se salvaron del descenso a la 2ªB en la última jornada. 

La 17/18 parecía que podía ser diferente, pero nada más lejos de la realidad. Ramis, Fran Fernández y Lucas Alcaraz pasaron por el banquillo rojiblanco, y el segundo, el actual técnico, volvió a finales de abril para salvar al equipo del descenso, de nuevo, en la última jornada del curso.

El propio Fernández, que ya había cogido al equipo unas jornadas en la 16/17 y artífice de la salvación del curso pasado, se puso por fin al frente del equipo en verano y este Almería es otro. Los 150.000 euros pagados al Marbella por el fichaje de Luis Rioja fueron el único desembolso de los andaluces en todo el mercado. Apostaron por jugadores libres y jóvenes como Álvaro Giménez, Yan Brice, José Corpas o Juan Carlos y el resultado no ha podido ser mejor.

El Almería es un equipo reconocible, con una identidad muy definida y la capacidad de mostrar su juego en cualquier campo de la categoría. Del orden táctico cerca de su área a un poderío en las transiciones defensa-ataque gracias a jugadores talentosos y verticales en tres cuartos de campo. Así es el próximo rival del Real Oviedo: la mejor versión de los últimos cuatro años cuando la cartera más vacía estaba. 

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El mejor Almería, el de bajo coste