A las puertas

El Real Oviedo vuelve a quedarse sin playoff de ascenso tras una temporada en el que peleó por él hasta el último minuto

Carlos Martinez Christian Fernandez Osasuna Real Oviedo El Sadar

Oviedo

Era una quimera. Prácticamente un imposible. El Real Oviedo no consiguió obrar el milagro y se vuelve a quedar a las puertas del playoff de ascenso por tercer año consecutivo. Demasiados condicionantes en una última jornada en la que el Deportivo de La Coruña no falló en Riazor ante el Córdoba. A partir de ahí, cualquier otro resultado era estéril, ya que los gallegos dependían de ellos mismos.

La derrota en El Sadar (1-0) es lo de menos. El equipo llegó al último encuentro con opciones, pero muy escasas. Los de la capital del Principado estuvieron en el encuentro hasta el segundo gol coruñés, momento en el que bajaron los brazos conscientes de la imposibilidad de su cometido.

Momento ahora de tomar decisiones y planificar la próxima temporada en Segunda División. Será la quinta consecutiva de los asturianos en la categoría de plata. El verano dirá si el nuevo proyecto de Carso en el Real Oviedo consigue ilusionar o no a una afición que este año ha estado algo más desapegada de su equipo.

Sorprendió Sergio Egea en su once inicial al incluir habituales secundarios, como Toché y Mossa. Además, Saúl Berjón abandonaba la banda para colocarse detrás del punta murciano. Viti también recuperaba su puesto en el extremo derecho, mientras que Omar Ramos iniciaba el encuentro desde el banquillo. Lo mismo que Steven e Ibra.

Sin miedo en El Sadar

Los primeros minutos del choque dibujaron un encuentro bastante abierto. Los azules salieron a por la victoria desde el pitido inicial. El Osasuna, con los deberes hechos, llegaba con asiduidad hasta el área visitante. Los espacios aparecían para los atacantes y el espectáculo era ameno para el espectador.

Los más activos eran Kike Barja por Osasuna y Viti por el Real Oviedo. Aunque la primera gran ocasión de la primera mitad fue para Saúl Berjón en una falta en la frontal que Sergio Herrera despejó con una magnífica intervención.

Poco antes del descanso, los asturianos dispusieron de dos ocasiones favorables. En la primera, Viti se adelantó al portero rojillo fuera del área, siendo derribado por este en una acción que pudo ser merecedora de la tarjeta roja. Así lo protestaron los futbolistas azules al colegiado. Instantes después, en la falta lateral, Toché peinó para la llegada de Christian Fernández y Carlos Hernández, que terminaron enviando el balón al palo con la jugada anulada por fuera de juego.

Contestó el Osasuna al borde del intermedio con un disparo de Roberto Torres que rechazó con muchos problemas Alfonso Herrero. Xisco anotó en el rechace, aunque en fuera de juego. El descanso llegó a El Sadar con a noticia del gol de Borja Valle en Riazor, lo que enterraba un poco más las esperanzas oviedistas de alcanzar el sexto puesto.

El Real Oviedo se empeña en buscar el milagro

Pese a que las circunstancias no eran las idóneas, los azules salieron de los vestuarios con fuerza en busca de la victoria. En los primeros instantes del segundo tiempo, a punto estuvo Toché de poner el 0-1 tras un centro de Viti, pero Herrera supo resolver el peligro con eficacia.

El entretiempo también sirvió para que Egea cambiara la disposición de su equipo. Mossa se sumaba al centro del campo junto a Jimmy y Folch. Saúl se mudaba al extremo izquierdo y el Real Oviedo dibujaba un 4-3-3.

Osasuna quiso recordar que todavía no se había ido de vacaciones y mandó un serio aviso a los azules en una jugada de Olavide que terminó estrellándose en el palo izquierdo de la portería de Alfonso Herrero.

El encuentro se relajó del todo con las noticias del segundo gol del Deportivo en Riazor. Los futbolistas azules siguieron buscando el gol, pero con menos tensión, como es lógico. En un despiste generalizado, Rubén García encontró el desmarque de Xisco, que se plantó delante del portero oviedista y le batió con una perfecta definición.

Para terminar de redondear una actuación de un nivel realmente pobre, el colegiado De la Fuente Ramos dejó sin pitar un claro penalti de Lillo a Ibra cuando se encontraba mano a mano con Herrera. Una acción tan clara como sorprendente que quedara sin sancionar.

El Real Oviedo finaliza la temporada con 63 puntos y en octava posición. Un puesto y dos puntos menos que la campaña pasada. Se rompe así la dinámica de ir mejorando los números año tras año. Los azules lo intentaron hasta el final, pero pagaron muy caro los errores puntuales en partidos relativamente cómodos y el bajo nivel mostrado durante todo el año por parte de su columna vertebral. El Real Oviedo piensa ya en clave 19/20.

Osasuna: Herrera; Lillo, Oier, Aridane, Clerc (Endika Irigoyen, min 66); Olavide (Brandon, min 74), Roberto Torres, Fran Mérida, Kike Barja; Rubén García (Nacho Vidal, min 79), Xisco.

Real Oviedo: Alfonso Herrero; Carlos Martínez, Carlos Hernández, Javi Hernández, Christian Fernández; Viti (Omar Ramos, min 56), Jimmy, Folch, Mossa (Ibra, min 74); Saúl Berjón, Toché (Steven, min 81).

Goles: 1-0 Xisco (min 68).

Tarjetas: El colegiado De la Fuente Ramos amonestó al local Herrera (min 38), y a los visitantes Mossa (min 60), Christian Fernández (min 73) y Jimmy (min 75).

Incidencias: Estadio El Sadar, alrededor de 14.000 espectadores.

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

A las puertas