Los 22+2 de Egea

Analizamos la plantilla del Real Oviedo 19/20 después de no realizar ningún movimiento en el último día del mercado

Los jugadores del Real Oviedo en El Requexón
Los jugadores del Real Oviedo en El Requexón

Oviedo

No hubo sorpresas y en la noche de ayer las oficinas del Carlos Tartiere no vivieron la frenética actividad que sí protagonizó las últimas horas del mercado en el resto de la categoría. Juanjo Nieto y Ortuño (6 de agosto ambos) en el apartado de llegadas y Toché (19 de julio) en el de salidas fueron los últimos movimientos en los despachos de la entidad carbayona.

Portería: El puesto más tranquilo

La única demarcación que no formó parte de esa fábrica de rumores que es el mercado de fichajes fue la portería. Alfonso Herrero y Nereo Champagne, ambos con contrato en el club azul, fueron desde el principio los guardametas del Real Oviedo para la 19/20 y vivieron unos meses sin sobresaltos.

Defensa: Incertidumbre hasta el final

La zaga estaba marcada en rojo por la secretaría técnica del Real Oviedo y, después de que pasasen las 23:59 horas del 2 de septiembre, se puede decir que algo no ha funcionado. El club deberá explicar cómo se han sucedido los acontecimientos en el lateral derecho. A finales de junio parecía una demarcación cubierta con Diegui y Lucas Ahijado, pero el interés por Juanjo Nieto colocó en la rampa de salida al internacional islandés. Muchas semanas después, y a sabiendas de que el jugador no estaba dispuesto a salir a cualquier destino, el club no ha conseguido liberar su ficha. 

Al margen de los tres laterales derechos, en el eje de la zaga están Carlos Hernández, Javi Fernández y Alejandro Arribas. Tres centrales puros y ninguno zurdo. Ese rol lo podría ocupar Christian Fernández, en principio lateral izquierdo junto a Mossa. Ahora bien, si el cántabro finalmente cuenta más como central que otra cosa, el Real Oviedo solo tendría al valenciano como lateral zurdo y ningún recambio en el Vetusta a excepción de Jero. Pierre Cornud, lateral zurdo que acaba de llegar al filial, no es sub-23 y por tanto no podría subir y bajar durante el curso.

A veces se piensa que el Vetusta es un equipo más del Real Oviedo pero independiente totalmente de la primera plantilla. Todo lo contrario. El filial debe de ser el activo más importante para un club que no tiene la capacidad de fichar lo que quiera en el mercado y como tal tiene que ser tomado en cuenta en una planificación. Si abajo tienes un prometedor lateral derecho (Jorge Mier) y casi ningún zaguero zurdo, lo lógico es que el primer equipo se refuerce en este último flanco y no al revés.

Centro del campo: Sin Torres hay vida

El no fichaje de Dani Torres cuando más factible parecía parece haber sido un golpe importante para la afición del Real Oviedo, pero no es el puesto en el que el conjunto carbayón estaba más necesitado. Si Sergio Egea sigue con la idea de jugar con dos delanteros, el futuro doble pivote que pondría en liza estaría cubierto con cuatro jugadores: Sergio Tejera, Lolo, Jimmy y Edu Cortina. Además, en la recámara está un tal Riki que no parece dispuesto a pasarse todo el año en Segunda B, algo que demostró el pasado domingo jugando un brillante partido con el Vetusta.

En tres cuartos están Sangalli, Saúl Berjón, Yoel Bárcenas, Omar Ramos y Borja Sánchez. Recursos que, si se utilizan bien, te dan muchas opciones en todo el frente de ataque. Se juegue con mediapunta o se juegue con dos delanteros, 42 jornadas son más que de sobra para conseguir que cinco futbolistas estén enchufados y ninguno se quede al margen. Ese es trabajo de Sergio Egea.

Delanteros: Ortuño y la ausencia de un perfil diferente

Recuperar a Ibrahima Balde será un gran reto para Sergio Egea. El técnico argentino no contaba con el senegalés desde el final del curso pasado, pero a las ganas del delantero de quedarse se le ha sumado la imposibilidad del club para encontrarle destino. Finalmente, Ibra se queda y luchará por un puesto junto a Ortuño, Joselu y un Samuel Obeng que viene con fuerza desde abajo.

Con Ortuño como gran noticia del inicio de temporada y a la espera de que Joselu se recupere, el Real Oviedo tiene cuatro delanteros centros y ninguno con un perfil apropiado para jugar de segundo punta. Ese atacante más móvil, capaz de caer mucho a las bandas y de asociarse con los centrocampistas podría representarlo Claudio Beauvue, pero no pudo ser. Ante la posibilidad de que Ortuño y su acompañante formen una dupla demasiado similar y muy lineal, Bárcenas podría ocupar ese rol secundario en el frente de ataque.

24 futbolistas, 22 del primer equipo y Riki y Obeng. Esos son los jugadores con los que Sergio Egea va a contar, al menos, hasta que se abra el mercado de invierno. Una plantilla con carencias, como casi todas en Segunda División, pero con potencial para llegar a formar un equipo competente. Ahora es el turno del entrenador argentino. 

 

Comentarios

Los 22+2 de Egea