Las notas: Ortuño evita el fiasco

Pablo Fernández OVIEDO

AZUL CARBAYÓN

Alineación del Real Oviedo ante el Extremadura
Alineación del Real Oviedo ante el Extremadura LFP

El Oviedo, todavía con muchos problemas y falta de trabajo, sacó un punto que da esperanza de un encuentro que se había puesto muy complicado

20 sep 2019 . Actualizado a las 12:13 h.

El mejor

Borja Sánchez: 8,5. Su impacto en el juego fue inmediato. Once minutos le bastaron al ovetense para, desde el doble pivote, cambiar el rumbo del partido e inclinarlo a favor de los carbayones. Saúl, muy solo en la izquierda, vio la luz con su entrada. Está para ser importante en el Real Oviedo. 

El once

Champagne: 5. Todavía le falta al argentino para alcanzar su mejor nivel. Inseguro en los balones aéreos, no acaba de dominar su zona de acción durante los 90 minutos. Estuvo seguro en varios tiros desde la frontal y no pudo hacer demasiado en el gol de Kike Márquez. 

Diegui Johannesson: 5. El internacional islandés volvió a la titularidad después de dos jornadas y su partido tuvo luces y sombras. En el gol anulado se hace un lío en la línea de gol, lo pasó mal para vigilar a Kike Márquez, pero con el paso de los minutos se fue asentando. En ataque llegó pero le faltó lucidez y precisión en los controles. 

Arribas: 4. Muy superado ante Álex López en el primer tiempo, el madrileño sigue sin acercarse a lo que debe ser un central de su trayectoria. Ofreció poco con balón y sufrió en muchas de las disputas con todos los rivales. 

Bolaño: 5,5. De menos a más. Álex López le superó en el primer tramo del encuentro, pero acabó siendo el mejor defensa del Real Oviedo. Tras el descanso estuvo contundente y atento en las ayudas en banda, lo que le faltó en el primer tiempo. 

Mossa: 5. Sensación de que cada disputa o duelo individual se vuelve un desafío tremendo para el valenciano. Le cuesta ser contundente primero y preciso en ataque, algo que el Real Oviedo (sobre todo Saúl) echa muchísimo en falta. 

Edu Cortina: 5. Lo dijo Rozada en sala de prensa: «El centro del campo no estuvo cómodo, cuando no tienes el balón son los que más sufren». El canterano era víctima de los múltiples problemas que tiene el Oviedo con balón y la medular extremeña fue un hueso. Le lastró la amarilla, pero dio cosas.