Carbón para empezar el año

El Real Oviedo sigue sin hacerse fuerte en el Carlos Tartiere y se deja dos puntos vitales ante el Málaga

Sangalli y Javi Mier celebran el 1-0 frente al Málaga
Sangalli y Javi Mier celebran el 1-0 frente al Málaga

Oviedo

El 2020 no ha arreglado los viejos errores del Real Oviedo. Los azules se dejaron dos puntos ante el Málaga (1-1) en un choque que tenían dominado y en el que renunciaron al ataque en la segunda mitad dando alas a los de la Costa del Sol. Un empate que castiga más a los asturianos, que pierden además el golaveraje particular. Un detalle que puede marcar la clasificación final con una tabla tan apretada.

El conjunto del Principado, con muchísimas bajas y alguna por gripe de última hora, fue incapaz de mantener el resultado favorable y, pese al arreón final, tampoco consiguió encontrar el tanto de la victoria. Un empate insuficiente para los de Javi Rozada, que siguen sin despegarse de la zona de descenso

Sorprendió el preparador ovetense en su alineación casi de manera obligada. La gripe provocó la caída de Borja Sánchez del once. Destacaba por encima de todo la presencia de dos canteranos. Edu Cortina, que no era titular desde el pasado mes de noviembre ante el Huesca, y Javi Mier, que debutaba de manera oficial con el primer equipo. Rozada (y Javi Benavides) mostraban de nuevo su total confianza con los futbolistas de casa.

Un Real Oviedo de circunstancias, con cuatro bajas de futbolistas clave, se presentó al encuentro liberándose de la responsabilidad de llevar el peso. Cedieron metros y posesión al Málaga, que se afanaba, pero no conseguía crear acercamientos de peligro. Lo intentaron Sadiku y Pacheco, pero sus remates fueron siempre altos.

Se acercó más al gol el Real Oviedo en un centro de Mossa que Ortuño conectó en el segundo palo buscando a Sangalli. El vasco no llegó al envío y trató de anotar con la mano, viendo la amonestación por ello.

Poco después, apenas pasado el cuarto de hora, nueva mala noticia para los azules. Edu Cortina se tenía que retirar lesionado del terreno de juego. El mal fario del ovetense, digno de estudio. En su lugar saltó al césped Lolo González, un futbolista mucho más físico, pero con menos capacidad para ordenar y crear fútbol.

Munir echa una mano

No todo iban a ser desgracias para los carbayones. Pasado el minuto 25, Sangalli recogió un esférico en el centro del campo, se deshizo de un rival y avanzó con decisión hasta la frontal. Tenía libre a Bárcenas, pero decidió ensayar el disparo. Un tiro sencillo para Munir que incomprensiblemente terminó en el fondo de la red. Un error grosero del cancerbero marroquí se convertía en el primer gol del partido.

El gol espoleó a los asturianos. A punto estuvo de sentenciar Javi Mier con un disparo cruzado desde dentro del área que se fue muy cerca del poste derecho malaguista. De nuevo, Bárcenas se encontraba totalmente solo para empujar el esférico al fondo de las mallas. De ahí al descanso, mucho control por parte de los azules ante un Málaga excesivamente inocente en sus ataques. Los de Víctor Sánchez Del Amo lo intentaban, pero sin acierto ni capacidad de sorpresa.

Líneas juntas. Replegados

El Real Oviedo salió de los vestuarios con la misión de proteger el resultado a toda costa. Los tres puntos eran de oro ante un rival directo. El conjunto de Benavides juntó líneas y replegó cerca de su área, con el peligro de tener que defenderse de manera constante de los ataques andaluces.

Avisaron los de la Costa del Sol con un gol anulado por fuera de juego de Míkel Villanueva. Defender durante 45 minutos podía no ser la mejor decisión. Los asturianos querían y debían explotar los metros libres para correr a la espalda de la defensa.

El VAR, que había ratificado el fuera de juego en el gol anulado al Málaga, sirvió para que el colegiado pitara un penalti por manos de Javi Mier en una falta de Pacheco. Sadiku se encargó de transformar desde los once metros engañando a Champagne. El plan oviedista para la segunda parte se venía abajo en apenas 20 minutos. El Real Oviedo, de nuevo, necesitado de un gol para llevarse los tres puntos.

Una misión a contrarreloj

Poco más de 20 minutos tenían los azules para encontrar el gol de la victoria. Enfrente, un Málaga que había crecido en la segunda mitad gracias a la renuncia local al ataque. El partido estaba ahora en el filo y podía caer para cualquier lado. Benavides introdujo a Ibra en lugar de Mier, buscando que la chispa habitual del atacante revitalizara a los suyos.

Los del Principado trataron de revertir la inercia. Disparos de Bárcenas, Ortuño y, sobre todo, un remate de Ibra pusieron en apuros a la zaga andaluza. El segundo cambio del partido, cuando ya restaban menos de cinco minutos, fue la entrada de Samuel Obeng en lugar de Ortuño.

Ya en el descuento, el Real Oviedo pidió penalti sobre Marco Sangalli en un derribo dentro del área. Ni el colegiado ni el VAR apreciaron nada punible pese a la enorme insistencia de público y futbolistas. Polémica final para un partido en el que el Real Oviedo dejó escapar dos puntos vitales para su objetivo final.

Ficha técnica

Real Oviedo: Champagne; Nieto, Carlos Hernández, Bolaño, Mossa; Edu Cortina (Lolo González, min 17), Jimmy; Sangalli, Javi Mier (Ibra, min 71), Bárcenas; Ortuño (Obeng, min 88).

Málaga CF: Munir; Cifuentes, Luis Hernández, Diego González, Villanueva; Santos (Juanpi, min 80), Bare, Ramón (Hicham, min 60), Pacheco (Benkhamasa, min 95); Antoñín, Sadiku.

Goles: 1-0 Sangalli (min 26). 1-1 Sadiku (min 67).

Tarjetas: El colegiado Miguel Ángel Ortiz Arias amonestó a los locales Sangalli (min 12), Javi Mier (min 67), Carlos Hernández (min 70) y Christian Fernández (min 84), y a los visitantes Diego González (min 40), Pacheco (min 59) y Luis Hernandez (min 80).

Incidencias: Estadio Carlos Tartiere, 8.638 espectadores.

Comentarios

Carbón para empezar el año