Un daño colateral llamado Borja Sánchez

El canterano, pieza clave para Rozada durante meses, lucha para volver al once tras el cambio de esquema

Javi Rozada da instrucciones a Borja Sánchez durante el derbi
Javi Rozada da instrucciones a Borja Sánchez durante el derbi

Oviedo

A nadie benefició más que a Borja Sánchez el ascenso de Javi Rozada al primer equipo del Real Oviedo. El ovetense, futbolista clave para el técnico en sus dos temporadas en el Vetusta, se ganó su plaza en el primer equipo en verano, pero ni siendo futbolista profesional de pleno derecho consiguió los minutos deseados en Segunda División. Sergio Egea pasó de él y solo le dio 20 minutos ante el Elche, en lo que fue a la postre el último partido del argentino en el banquillo carbayón.

Con Rozada al mando, su situación cambió radicalmente. En los primeros cinco encuentros, fue titular en dos y reserva en tres, pero siempre disponiendo de minutos. Ya en la jornada 11, en el Carlos Belmonte de Albacete, agarró su sitio en el once y no lo volvió a soltar: Trece titularidades en catorce jornadas. Solo la gripe el día que el Málaga visitó el Carlos Tartiere evitó el pleno. 

Los resultados iban y venían, pero el mediapunta era siempre uno de los más destacados del cuadro azul. Tanto que su blindaje contractual fue una de las primeras cuestiones que Francesc Arnau tuvo que contestar en su puesta de largo como director deportivo del Real Oviedo. A mediados de enero, y por primera vez en el curso, el canterano encadenó un par de encuentros ausente y Rozada decidió 'sentarlo' en Montilivi. Ante el Girona, el ex del Real Madrid jugó media hora y fue clave en la mejoría del equipo, que acabaría empatando el encuentro.

Víctima de un cambio de estilo

A pesar del buen nivel mostrado en Girona, el mercado de invierno fue aprovechado por el Real Oviedo en general, y Javi Rozada en particular, para dar un vuelco al juego del equipo. La llegada de Rodri anticipó una posible apuesta por la doble punta y el técnico lo confirmó en cuanto tuvo la oportunidad: 4-4-2 ante el Albacete, Ibra y el ariete soriano como referencias y Saúl y Sangalli en los costados. La figura del mediapunta desaparecía y con ella Borja Sánchez.

Misma fórmula en Vallecas, solo que, a diferencia del encuentro ante los manchegos, Borja no disputó ni un minuto en el estadio del Rayo. Al finalizar la sesión de hoy miércoles en El Requexón, el cuerpo técnico al completo (Rozada, Benavides y Alberto Martínez) charló durante diez minutos con el atacante. El entrenador carbayón, a sabiendas de que la pérdida de protagonismo puede afectar a la moral del ovetense, le mima en la ciudad deportiva azul.

Cuando Rozada apostaba por un esquema con dos delanteros en el Vetusta, Borja se acomodaba en la izquierda. Pero dicho flanco, en el primer equipo, es territorio Saúl Berjón. Está claro que habrá mil encuentros en los que el esquema y la forma de jugar variará según pasen los minutos, pero todas las miradas apuntan al costado derecho a la hora de buscar un nuevo sitio para el '19' azul, medida que el cuerpo técnico ya probó en varios entrenamientos.

Que Borja Sánchez no acabe siendo una víctima colateral del cambio de idea, esa es una de las grandes misiones que tiene por delante Javi Rozada y su equipo de trabajo. 

Comentarios

Un daño colateral llamado Borja Sánchez