Competencia en todas las líneas

Javi Rozada tendrá que solucionar un rompecabezas en el once ante el Alcorcón

Javi Rozada durante el Real Oviedo-Albacete
Javi Rozada durante el Real Oviedo-Albacete

Oviedo

Se acerca el fundamental choque del Real Oviedo ante el Alcorcón. Un partido en el que, nuevamente, los azules se juegan más de tres puntos: mantenerse fuera del descenso, complicar el futuro a los alfareros, hacerse con otro golaveraje que pueda ser importante a final de temporada... Muchos pequeños objetivos asociados al principal: vencer. 

Para este choque, Javi Rozada podrá contar con el grueso de su plantilla. Solo hay dos excepciones: Edu Cortina y Lolo González. El centrocampista asturiano se encuentra en la fase final de recuperación de su lesión de tobillo. El andaluz, por su parte, es baja por acumulación de amonestaciones. Dos ausencias importantes, pero no relevantes en los planes actuales del técnico oviedista. 

Rozada sigue moldeando a su equipo poco a poco tras el cierre del mercado invernal. Las incorporaciones han subido el nivel del plantel de manera evidente, elevando la competencia en todas sus líneas. Con la enfermería prácticamente vacía, el míster carbayón se enfrentará semanalmente a la difícil tarea de formar un once inicial y una convocatoria sabiendo que debe realizar descartes importantes. 

Zaga y ataque, muchas dudas

Se puede afirmar sin miedo a equivocarse demasiado que solo portería y centro del campo parecen tener puestos asegurados. Andriy Lunin ha convencido bajo palos y se encuentra por delante de Nereo Champagne y Alfonso Herrero. Además, Luismi Sánchez y Sergio Tejera parecen haberse consolidado como pareja en la sala de máquinas por delante de Jimmy Suárez, que sigue aportando al equipo en los minutos que disfruta. A partir de aquí, competencia. 

La defensa es el principal rompecabezas para Rozada. Sebas Coris está llamado a ser un rival en el lateral para Juanjo Nieto, que ha bajado sus prestaciones en los últimos encuentros. La pareja de centrales no está clara, ya que Simone Grippo ha aterrizado con fuerza para liderar la zaga. Alejandro Arribas también opositó a mantenerse en el once tras el encuentro de Vallecas. Carlos Hernández regresa tras sanción y Christian Fernández ha renido a notable nivel en el centro de la zaga. El cántabro, además, ha mostrado solvencia para un lateral donde Mossa espera mantenerse. 

También existen dudas en el frente de ataque. Rodri Ríos parece haber caído de pie en la capital asturiana, relegando al banquillo a un Borja Sánchez que fue fundamental durante un buen tramo de la temporada. Alfredo Ortuño e Ibrahima Baldé se juegan un puesto en el once. Es posible que este puesto sea el menos claro de todos ante el Alcorcón. Habrá que ver si Rozada mantiene su confianza en el africano tras sus últimas actuaciones.  

Comentarios

Competencia en todas las líneas