Ziganda cierra el grifo

ALFONSO SUÁREZ OVIEDO

AZUL CARBAYÓN

Ziganda da instrucciones mientras se produce el cambio de Borja Sánchez por Berjón
Ziganda da instrucciones mientras se produce el cambio de Borja Sánchez por Berjón Real Oviedo

El navarro protege su portería y mejor los promedios de goles en contra anteriores

12 abr 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Los goles en contra amenazaban con convertirse en la vía de agua que hundiera el barco oviedista. Un lastre que se arrastró durante todo el curso hasta la llegada de José Ángel Ziganda. En las primeras 28 jornadas, el conjunto del Principado había encajado 41 goles. O lo que es lo mismo, 1,4 tantos en cada encuentro. Una media difícilmente sostenible para cualquier equipo que sueñe con mantener la categoría. 

El preparador navarro aterrizó en Oviedo con una idea en mente: proteger su portería a toda costa. El plan se talambeó un poco en el Anxo Carro (1-0) tras un fallo en un balón parado que costó una dolorosa e inmerecida derrota ante el Lugo. Fue la única concesión que dio Cuco. Tras ello, portería a cero ante Tenerife y victoria (1-2) ante el Extremadura con un gol recibido en el tiempo de descuento. El resultado 0,6 tantos recibidos en los primeros tres encuentros ligueros. Menos de la mitad del promedio acumulado durante toda la temporada. 

Un problema que viene de lejos

La falta de solidez defensiva es uno de los motivos que han alejado al Real Oviedo de luchar por los objetivos más ambiciosos desde su regreso a la Segunda División. En la temporada 15/16, con Sergio Egea y David Generelo al mano, la media de tantos encajados fue de 1,2 (51 en 42 partidos). Mientras que con Fernando Hierro se consiguió reducir hasta el 1,1 (47 goles en 42 partidos). Solo el Córdoba (52) consiguió entrar el plaza de playoff estos dos cursos con peores registros que los azules.