El calendario da descanso al Real Oviedo

Con un horizonte sobrecargado de partidos, los azules afrontarán desplazamientos más cortos que la mayoría de sus rivales

Tejera, con Sangalli al lado y Nieto detrás, conduce un balón ante el Sporting
Tejera, con Sangalli al lado y Nieto detrás, conduce un balón ante el Sporting

Oviedo

Once encuentros ligueros en apenas un mes de competición. Por ahí pueden ir los tiros si se llega a reanudar la competición en las próximas semanas. Un calendario sobrecargado que obligará a jugar muchos partidos en pocos días y a pasar varias jornadas en la carretera. Un desgaste mucho más profundo para los futbolistas, acostumbrados a esfuerzos de 90 minutos cada siete días. 

Con este panorama, disfrutar de más descanso o viajes más cortos puede suponer una ventaja para ciertos equipos, sobre todo si los rivales directos se enfrentan a desplazamientos mucho más largos en tiempo o en kilómetros. El Real Oviedo se encuentra en el primer grupo con tres desplazamientos relativamente cómodos.

Menos de 6.000 kilómetros para terminar la Liga

El calendario de los azules no miente: seis partidos en casa y cinco despalzamientos lejos del Tartiere. En casa se enfrentarán a rivales directos, como Racing de Santander, Fuenlabrada, Las Palmas o Deportivo de La Coruña, además de Deportiva Ponferradina y Mirandés. Fuera, en cambio, lo harán (por este orden) a Sporting de Gijón, Numancia, Cádiz, Zaragoza y Elche. 2.814 kilómetros de ida y los mismos de vuelta, para un total de 5.628 kilómetros a recorrer para disputar esos cinco encuentros. 

El desplazamiento más corto será lógicamente el que le lleve hasta El Molinón. Apenas 32 kilómetros y algo menos de media hora de trayecto para disputar el derbi asturiano en tierras gijonesas. El siguiente que menos distancia requerirá será el choque ante el Numancia en Los Pajaritos. En total, 429 kilómetros y poco más de 4 horas de viaje, mientras que el Tartiere y La Romareda están alejados en 591 kilómetros (05:30 horas de viaje), los que tendrá que recorrer el Real Oviedo para enfrentarse al Real Zaragoza en la capital aragonesa. 

Los otros dos desplazamientos, ante Cádiz y Elche, son mucho más largos, invitando incluso a acortar la distancia aparcando el autocar y apostando por el avión. En total, 895 kilómetros separan Oviedo de Cádiz, lo que en automóvil puede llegar a suponer hasta 08:30 horas de viaje. A Elche, un poco menos: 867 kilómetros y 08:15 horas de carretera.

Lugo y Deportivo, los más perjudicados

En esta línea, el Real Oviedo es uno de los conjuntos de la zona baja que menos kilómetros tendrá que recorrer. En el lado opuesto se encuentran los equipos gallegos, Deportivo y Lugo, que, además, ocupan plazas de descenso a Segunda División B. El Deportivo tendrá que visitar el Tartiere (su viaje más corto), Miranda de Ebro, Elche, Málaga y Tenerife. Estos tres últimos desplazamientos cuentan con más de 1.000 kilómetros de distancia cada uno para un total de 10.424 kilómetros. El Lugo, por su parte, supera esa cifra y llega hasta los 11.500 kilómetros, con visitas al Racing, Las Palmas, Sporting, Alcorcón, Ponferradina y Tenerife.

El Numancia es el que mejor parado ha salido de toda la zona baja, con visitas al Mirandés, Fuenlabrada, Girona, Lugo, Rayo y Huesca, lo que hace una suma total de menos de 4.000 kilómetros (3.874). El Albacete, otro de los equipos que se encuentra empatado con el descenso, ha de viajar a Almendralejo, Santander, Málaga, Elche y Cádiz, lo que supone un total de 4.974 kilómetros, muy inferior al que deben hacer frente Deportivo o Lugo y similar al del Real Oviedo. 

Por último, el Extremadura, que visita al Elche, Málaga, Fuenlabrada, Numancia, Deportivo y Las Palmas recorrerá un total de 8.570 kilómetros y el Racing de Santander, con Girona, Ponferradina, Extremadura, Fuenlabrada y Real Oviedo en el horizonte, se desplazará un total de 4.958

Aldeondo: «Después de lo de Arteixo me dieron ganas de retirarme»

Pablo Fernández
Aitor Aldeondo, en El Requexón
Aitor Aldeondo, en El Requexón

La Voz de Asturias entrevista al delantero navarro, clave en los primeros años del Real Oviedo en Tercera División

Uno piensa en el verano de 2003 y es difícil no acordarse de Aitor Aldeondo (Andosilla, Navarra; 1975). Aquel menudo delantero, canterano de la Real Sociedad y con experiencia en Primera División, fue uno de los fichajes estrella de un Real Oviedo que luchaba cada día por seguir vivo. A punto de que cumplan 15 años de aquel primer ascenso a Segunda B, La Voz de Asturias charla con el exfutbolista carbayón. 

-¿Qué es de la vida de Aitor Aldeondo?

-Vivo en Andosilla, mi pueblo, y estoy entrenando a fútbol base por aquí cerca. Muy contento entrenando a los críos, viendo la evolución que tienen.

Seguir leyendo

Comentarios

El calendario da descanso al Real Oviedo