Las notas: Incomparecencia en Los Pajaritos

El Real Oviedo cae con justicia ante el Numancia en un encuentro que en ningún momento controló y vuelve a puestos de descenso a falta de seis jornadas

Luismi, Arribas y Carlos intentan rematar ante el Numancia
Luismi, Arribas y Carlos intentan rematar ante el Numancia

Oviedo

El mejor 

Arribas: 7. De lo poco salvable del Real Oviedo en Los Pajaritos. El central madrileño sigue a buen tono y dejó un partido más que correcto ante un delantero muy molesto como Higinio. Rápido al espacio, contundente en los duelos y atento en las ayudas. Solo un par de despistes emborronan su actuación.

El once

Lunin: 6. Sin trabajo durante la mayor parte del encuentro. No pudo hacer demasiado en el gol de Higinio y mostró seguridad en el resto de centros laterales y balones aéreos del Numancia. 

Lucas Ahijado: 5,5. Luces y sombras para el canterano. Por momentos sufrió con Mateu y volvió a dejar un par de imprecisiones con balón, pero fue de lo más incisivo en un equipo plano y sin ideas, poniendo varios centros con mucho peligro. Su despliegue físico volvió a ser remarcable. 

Carlos Hernández: 5,5. Sufrió en varias ocasiones ante Higinio, pero su partido fue correcto. Atento en el área, le faltó realizar buenas ayudas a Lucas en el flanco derecho. Con balón, eso sí, dio muy poco o nada a su equipo. 

Bolaño: 4,5. Álex Sola le puso en graves problemas durante la primera media hora de partido. Ni él ni Jimmy supieron cerrar esa brecha y el resultado fue una amarilla tempranera que condicionó su encuentro. Al descanso fue cambiado.

Sangalli: 3,5. No estuvo sobre el césped de Los Pajaritos. Su dinamismo habitual no apareció ante el Numancia y, en los pocos balones que tocó, se mostró muy impreciso. Ni rozó el área del rival.

Luismi: 3,5. Mal encuentro del gaditano. Fallón con balón, perdedor en los duelos y con despistes tácticos que permitieron al Numancia conectar con sus atacantes. 

Tejera: 3,5. Similar a su compañero en la medular. No tomó una buena decisión en todo el encuentro y no aportó soluciones a la habitual tabula rasa que es el ataque del Real Oviedo. Tácticamente, estuvo mal colocado casi siempre. 

Jimmy: 3,5. No fue el día del canterano. Su error en el centro desembocó en el 1-0 del Numancia y, escorado en la banda izquierda, encadenó varias pérdidas que le sacaron del partido. Cada partido suyo como extremo es un acto de supervivencia.

Rodri: 3,5. Sigue sin volver a ser el delantero que fue antes del confinamiento. Fallón en las acciones técnicas y muy deficiente en la toma de decisiones. Tampoco tuvo ni una oportunidad dentro del área, al margen del gol anulado.

Ibra: 4,5. De más a menos. Comenzó bien, dando cosas al equipo gracias a su juego de espaldas y rozando el gol con un gran tiro a la escuadra que evitó Dani Barrio. Con el paso de los minutos fue desapareciendo y no se supo más de él. 

Desde el banquillo

Mossa: 5. Entró por un Christian amonestado y cuajó 45 minutos sin errores. No sufrió con un Sola que rebajó su incidencia, pero el lateral oviedista no apareció cerca del área del Numancia.

Yoel Bárcenas: 0. Expulsado por agredir a Calero cuando no llevaba ni 20 minutos sobre el césped. Antes tampoco había aportado nada al equipo.

Borja Sánchez: 5,5. Acabó el partido desquiciado, tanto por el juego de su equipo como por encadenar un par de errores en el pase. Está demasiado solo casi siempre, y encima Ziganda no le hizo un favor situándolo en derecha. Cuando pasó a la otra banda, generó. 

Ortuño: 4. Mal en casi todas sus acciones, no jugó con sentido y le costaba un mundo dar un buen pase. Tuvo el empate en un remate de cabeza que se le fue desviado. 

Obeng: -. No tuvo tiempo para nada.

Comentarios

Las notas: Incomparecencia en Los Pajaritos