El Real Oviedo sigue en la UCI

ALFONSO SUÁREZ OVIEDO

AZUL CARBAYÓN

gol Lozano Espino Jose Mari Carlos Hernandez Cadiz Real Oviedo Carranza.Anthony Lozano celebra su gol ante el Real Oviedo
Anthony Lozano celebra su gol ante el Real Oviedo LaLiga

Los errores defensivos condenan a los azules en el Carranza. La victoria del Numancia deja a los asturianos merced a resultados ajenos para no regresar a puestos de descenso

05 jul 2020 . Actualizado a las 00:31 h.

Dura derrota del Real Oviedo ante el Cádiz (2-0), más por las sensaciones que por lo inesperada de la misma. El conjunto asturiano fue presa de sus propios errores y permitió al líder de la categoría demasiadas facilidades en defensa. Un resultado que deja a los de José Ángel Ziganda al borde del KO. Una victoria o un empate del Albacete ante el Málaga y los de la capital regresarán a puestos de descenso cuando solo quedan cuatro partidos por delante.

Venían mostrando una clara mejoría defensiva los carbayones, pero esta noche se cometieron todos los errores que se habían ahorrado en las últimas jornadas. Partido para olvidar y centrarse ya en lo que llega en los próximos días. Cuatro encuentros para lograr la ansiada salvación. Las Palmas, Zaragoza, Racing y Elche marcarán el futuro oviedista.

Pequeña revolución la que planeó el preparador navarro en el Carranza. Cuco apostaba por dar descanso a varios futbolistas importantes y, de paso, dar una vuelta de tuerca a su esquema. Muchos meses después, los tres centrales regresaban al equipo carbayón y Carlos Hernández, Alejandro Arribas y Christian Fernández formarían la línea defensiva, con Lucas Ahijado y Mossa en los carriles.

Además, Lolo González daría descanso a Luismi Sánchez, formando pareja con Sergio Tejera. El peso ofensivo caería sobre tres hombres: Borja Sánchez, Viti Rozada, que jugaba sus primeros minutos con Ziganda en el banquillo, y Rodrigo Ríos.

Lunin es una joya

A punto estuvo de caerse el plan oviedista a las primeras de cambio. Iglesias Villanueva señaló penalti en contra de los asturianos cuando apenas se llevaban diez minutos de juego por una mano de Tejera. La pena máxima la ejecutó Álex Fernández, uno de los mejores lanzadores de la categoría, pero se encontró con Andriy Lunin. Es el tercer penalti parado por el ucraniano desde su aterrizaje en el Principado.

Tras el tremendo susto, el Real Oviedo se afanó en hacer buena la estrategia pensada por su entrenador. Defensa hundida en campo propio, pocos metros para que el Cádiz corriese, permitir muchos centros laterales y, si se diese la opción, aprovechar algún error local.

Iglesias Villanueva volvió a cobrar protagonismo al borde de la media hora al expulsar de manera directa a Ibrahima Baldé. El senegalés se encontraba en la grada con el resto de suplentes, pero el colegiado le mostró la roja previo aviso de uno de uno de sus asistentes.

El Cádiz, dominador sin grandes ocasiones, se consiguió adelantar cuando ya se llegaba al descanso tras una buena jugada en banda izquierda que desarboló en dos toques a Viti, Lucas y Carlos Hernández. El centro de Alberto Perea lo remató Anthony Lozano en el primer palo, adelantándose a Christian y aprovechándose de un despiste de Arribas. Duro golpe justo antes del paso por los vestuarios para los asturianos.