El oviedismo y su segundo derbi en el epicentro de la pandemia

Los aficionados del Real Oviedo instalados en Madrid, ciudad española más afectada por la COVID-19, vivirán este domingo otro duelo de rivalidad

Miguel Solís, médico en el 12 de Octubre, delante del hospital
Miguel Solís, médico en el 12 de Octubre, delante del hospital

Oviedo

Madrid fue el escenario del pistoletazo de salida. Primero, todo esto del coronavirus nos sonaba a chino, nunca mejor dicho. Después, Italia mostró que el problema se agravaba, que daban igual las distancias y que, ni mucho menos, España estaba a salvo. Mientras tanto, los casos en la capital crecían y crecían, hasta que el sistema sanitario colapsó. Siete meses después, con la pandemia vigente pero debilitada en gran parte del país, Madrid sigue luchando contra la curva.

En este contexto, la capital de España también vivirá el derbi del domingo. La diáspora asturiana crece de manera vertiginosa y Madrid es el destino principal de los que no cambian de país. Por consiguiente, la colonia oviedista es muy numerosa. «Los dueños del bar, al principio, flipaban con nosotros. No pensaban que el Real Oviedo pudiese mover tanta gente», dice Marcos Cachero, presidente de la Peña Azul Madrid. 

Los dueños del bar de los que habla Marcos son los propietarios del '100 gaviotas', bar situado en el madrileño barrio de Trafalgar, en Chamberí. Hasta hace unas semanas, era la sede de la Peña Azul más veterana de la capital, pero los estragos de la pandemia se han llevado por delante el negocio. «Llevaban desde abril sin tener ingresos. Y pagando el alquiler, claro. Tampoco tenían terraza y en verano no pudieron sacar un duro de rentabilidad», explica Marcos.

El derbi que Borja Sánchez desniveló en junio fue el primer duelo de rivalidad celebrado en esta 'nueva normalidad'. «No pude ni verlo. Me puse a ver Pasapalabra con mi madre y de vez en cuando miraba el móvil. Cuando Borja marcó ya puse el partido. Qué manera de sufrir», cuenta José María Llanos, uno de los encargados de la Peña Furacu, la otra gran asociación de oviedistas en Madrid. 

Este domingo, al menos, podrán verlo juntos. «Estaremos distribuidos en mesas de máximo seis personas, con mascarillas y respetando las distancias. Tenemos la suerte de que el bar es bastante grande, está preparado para cumplir las medidas de prevención y seguramente nos cierren el local para nosotros. Igual podemos entrar unos 30», explica José María. Y lanza una invitación: «Si quedaba sitio queríamos comentárselo a la gente de la Peña Azul Madrid, ya que por desgracia su sede ya no está abierta». 

Socios de la Peña Azul Furacu en el Fuenlabrada-Real Oviedo del curso pasado
Socios de la Peña Azul Furacu en el Fuenlabrada-Real Oviedo del curso pasado

Entre guardia y guardia, otro oviedista de la capital estará atento a lo que suceda en el césped del Carlos Tartiere. «El sábado y el lunes tengo turnos de 24 horas, pero el partido del domingo lo veré en casa con mis compañeros de piso. Uno es de Extremadura y el otro de Castilla y León, pero ya son tan oviedistas como yo», dice Miguel Solís, médico ovetense que trabaja en el 12 de Octubre, uno de los hospitales más importantes de Madrid.

«Al igual que en el resto de la ciudad, nuestro hospital lleva semanas saturado. Soy anestesista y parte de nuestra unidad está dedicada a la atención de pacientes COVID que requieren cuidados intensivos en la UCI», explica. La situación continúa siendo muy complicada, pero esta vez podrá ver a su Real Oviedo. En casa, eso sí, lejos quedan aquellos desplazamientos a Cádiz, Zamora o Córdoba. 

La reducción del aforo al 50% y la temprana hora de cierre siguen vigentes en Madrid. Los locales están obligados a bajar la persiana a las 23:00 horas, y el derbi asturiano comenzará a las 21:00. Una limitación más para ver el encuentro entre amigos. «Ya vimos los partidos ante el Mirandés, Espanyol y Albacete. Es todo muy raro. Cuando marcó Sangalli saltamos, pero es como si te paralizases y nada, a chocar el codo como puedes. El domingo igual tenemos que poner trajes (EPIs) y guantes para así poder abrazarnos», bromea José María. 

Tras el derbi no se acaba la temporada y desde la Peña Azul Madrid ya se mira al futuro, pero son tiempos difíciles. «Decidimos renovar a todos los socios automáticamente, sin coste alguno. Estamos en 'standby'. Desde la directiva tenemos una responsabilidad con los socios. Nos preguntan para ver si estamos buscando otra sede, que lo estamos haciendo, pero también hay que saber cómo se viven los partidos de fútbol. Tenemos que ser responsables, por mucho que nos fastidie», explica Marcos, que no se corta a la hora de pronosticar: «Ellos llegan fuertes, pero creo que se impondrá la tradición y ganará el Oviedo».

Distintas formas de ver el derbi. Distintas formas de disfrutar, y sufrir, con el Real Oviedo en la ciudad europea más castigada por la COVID-19.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

El oviedismo y su segundo derbi en el epicentro de la pandemia