El Jimmy más paciente

El canterano azul ha sabido esperar su momento para ganar la confianza del cuerpo técnico

Jimmy Suárez
Jimmy Suárez

Oviedo

La paciencia en el mundo del fútbol es una cualidad poco valorada. En ocasiones, es confundida con comodidad. A Jaime Suárez (Oviedo, 1996) le ha tocado llevar a cabo un verdadero máster desde la llegada de José Ángel Ziganda al banquillo del Real Oviedo. Pero el trabajo, la fe y la confianza en uno mismo tiene sus frutos. Jimmy está empezando a recogerlos.

Primero, Luismi Sánchez. Más tarde, Edgar González. Dos futbolistas que fueron firmados para ser indiscutibles en la medular. Dos barreras que el canterano ha tenido que superar en pos de seguir disfrutando de su sueño de defender el escudo del Real Oviedo. El camino no es sencillo, pero el mediocentro ni pierde la buena cara ni su entrega da muestras de flaqueza.

Apenas 120 minutos en los primeros tres meses de competición hicieron saltar las alarmas. El mediocentro se encontraba a la sombra de Edgar y de Sergio Tejera, inamovibles ambos en los esquemas de Cuco. El navarro se negaba a romper su pareja de mediocentros hasta que los problemas físicos hicieron acto de presencia. En ese tiempo, los rumores crecieron y el mercado de invierno aparecía en el horizonte. Pese a las alabanzas en sala de prensa del técnico navarro, todas las alternativas estaban abiertas.

De más a menos

Entre septiembre, octubre y noviembre, Jimmy apenas participa ante Espanyol y Leganés. Dos partidos que se saldaron con derrota ante dos recién descendidos y favoritos al ascenso. Tras el choque en Butarque, pasa más de un mes hasta que llega una nueva oportunidad. Es en la Nova Creu Alta, en un importante Sabadell - Real Oviedo en el que los azules llegaban con muchas bajas. Aquel partido es una prueba para la cantera, siempre en el ojo del huracán en el Tartiere, pero Javi Mier, Lucas Ahijado, Riki Rodríguez y Jimmy, todos ellos sin demasiada continuidad durante el curso, colaboran para sacar adelante el choque y los tres puntos.

Las puertas se abren para el ovetense, que sale desde el banquillo ante el Tenerife y se instala en la titularidad ante Deportiva Ponferradina, Mallorca y Málaga (por partida doble). Sus dos últimas actuaciones ligueras recuerdan al Jimmy que irrumpió en el primer equipo de la mano de Juan Antonio Anquela. Con un Edgar González todavía convaleciente de su positivo por Covid-19, el partido ante la UD Logroñés aparece como una nueva oportunidad para el centrocampista, que sigue afanado en su objetivo de ganarse un puesto en el centro del campo oviedista.  

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

El Jimmy más paciente