Ambición, la justa

Un Real Oviedo superior y sin gol deja escapar dos puntos ante la UD Logroñés en un partido que mereció ganar por ocasiones

Javi Mier y Christian Fernández tratan de rematar un saque de esquina ante la UD Logroñes
Javi Mier y Christian Fernández tratan de rematar un saque de esquina ante la UD Logroñes

Oviedo

Las palabras hay que plasmarlas sobre el terreno de juego. Tras una semana en la que los futbolistas azules dejaron claro el objetivo del playoff, el choque ante la UD Logroñés dejó otra impresión diferente. Un empate insípido (0-0) y con una sensación muy lejana a esa ambición exhibida delante de los micrófonos.

El Real Oviedo fue mejor equipo que su rival. De eso no hay duda. El Real Oviedo es mejor equipo que la UD Logroñés. Por tramos, lo demostró, pero no supo tener ni continuidad ni acierto para imponerse en el electrónico. Un mal que se arrastra durante todo el curso. Si José Ángel Ziganda se queja de tener menos puntos de los merecidos es justamente por partidos como el de esta tarde. Los de la capital no están, a día de hoy, para luchar por el playoff. Esa es la dura realidad. El míster avisa que hay tiempo para todo. Y tiene razón. 

La alineación deparó pocas sorpresas. Solo Mossa por Lucas Ahijado en el lateral izquierdo. El resto, los mismos que iniciaron hace 15 días ante el Málaga en La Rosaleda. Los recuperados deberían esperar su turno en el banquillo.

Sin rastro de la ambición prometida

El choque, en la primera parte, fue lo más irregular que se recuerda. Ambos equipos se dedicaron a tantearse, a llegar tímidamente al área contraria, siempre con más presencia de defensas que de atacantes. En esta situación, el Real Oviedo fue el que llevó la voz cantante, al menos en ocasiones.

Los de José Ángel Ziganda, sin un gran alarde atacante, consiguieron crear un par o tres buenas situaciones para adelantarse. Todas ellas, con Rodri Ríos como protagonista. El soriano estrelló un balón en el palo, no supo definir una buena asistencia de Marco Sangalli y anotó un gol que el VAR anularía posteriormente por fuera de juego de Javi Mier.

Pese a la retahíla de ocasiones, todas ellas llegaron en el cuarto de hora final. La primera media hora fue de auténtico sopor futbolístico. Tras una semana escuchando a los futbolistas azules hacer propósito de enmienda en busca del playoff, se vio nada o muy poco de esa ambición prometida.

Pese a todo, si los asturianos no llegaban al descanso en ventaja fue, simplemente, por mala suerte. Un balón que se estrella en el poste con el portero ya superado y un gol anulado por una rodilla adelantada. Los detalles siempre cuentan.

Susto y lesión tras el descanso

La segunda parte comenzó con una clara ocasión local en las botas de David González. El exoviedista superó a Alejandro Arribas en su carrera, pero no pudo definir ante Joan Femenías. El central madrileño, lesionado en la pugna, tuvo que abandonar el terreno de juego. En su lugar entró Simon Grippo.

Superado el sobresalto, los carbayones volvieron a retomar el pulso al choque. Llegada a la hora de juego, una nueva ocasión, doble esta vez, para adelantarse. Sangalli se plantó delante de Dani Giménez, pero, algo escorado, no pudo superarle en el mano a mano. La continuación de la jugada terminó con un remate en escorzo de Blanco Leschuk en área pequeña que se fue por encima del larguero.

Ziganda busca la reacción

Kuko Ziganda buscó el último impulso en busca de la victoria. Eso sí, con un movimiento extraño. Retiró los dos delanteros del campo, Rodri y Leschuk, para dar entrada a Borja Valle y Borja Sánchez. El Real Oviedo pasaba a jugar sin una referencia arriba, sin un 9 al uso.

La permuta no fue del todo positiva. Los del Principado se quedaron sin referencia arriba. Pese a la movilidad de los cuatro atacantes, la producción ofensiva decreció considerablemente. Tuvieron los azules una buena llegada en las botas de Borja Sánchez, pero su disparo se fue muy desviado.

Punto insuficiente para el Real Oviedo en su deseo de aspirar a objetivos más ambiciosos. Los azules dieron siempre la sensación de ser más equipo que su rival, pero no supieron plasmarlo ni en el terreno de juego ni en el marcador. Oportunidad de oro que se escapa y el primer golaveraje del año perdido. La próxima jornada, ante el Albacete en el Carlos Tartiere.

Ficha técnica

UD Logroñés: Dani Giménez; Iago López, Álex Pérez, Clemente, Andoni López; Paulino, Andy, Olaetxea (Gorka, min 87), Rubén Martínez (Zelu García, min 60); David González (Errasti, min 70), Leonardo Ruiz (Ander Vitoria, min 60).

Real Oviedo: Femenías; Nieto, Arribas (Grippo, min 48), Christian Fernández, Mossa (Lucas Ahijado, min 46); Sangalli, Jimmy, Javi Mier, Nahuel Leiva (Tejera, min 87); Rodri Ríos (Borja Valle, min 73), Blanco Leschuk (Borja Sánchez, min 73).

Goles:

Tarjetas: El colegiado Hernández Maeso amonestó a los locales Leonardo Ruiz (min 21) y Errasti (min 87), y a los visitantes Nahuel Leiva (min 18), Mossa (min 30), Arribas (min 48) y Jimmy (min 86).

Incidencias: Estadio de Las Gaunas.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Ambición, la justa