Leschuk evita el sonrojo azul

ALFONSO SUÁREZ OVIEDO

AZUL CARBAYÓN

gol Nwakali Alcorcon Real Oviedo Santo Domingo.Nwakali bate a Femenías en el Alcorcón - Real Oviedo
Nwakali bate a Femenías en el Alcorcón - Real Oviedo LaLiga

El conjunto azul se vuelve a mostrar incapaz ofensivamente, pero rescata un punto gracias a un gran cabezazo del argentino

31 mar 2021 . Actualizado a las 11:36 h.

Un cabezazo de Gustavo Blanco Leschuk, tras una buena combinación entre Javi Mier y Diegui Johannesson, permitió al Real Oviedo rescatar un punto de su visita a Santo Domingo (1-1). Un empate que pareció improbable durante más de una hora de juego y que deja una sensación de alivio en el seno del conjunto asturiano.

El choque fue malo por parte de los carbayones. Sin mordiente, sin fluidez, sin ideas ni consistencia. Los primeros 45 minutos dibujaron a un equipo que se encuentra en una regresión peligrosa. Los ocho cambios en la alineación tampoco ayudaron para que el equipo exhibiese una identidad propia. Cuatro empates en los últimos cinco partidos. Los números no son demasiado favorables.

Madrid, tierra de revoluciones

Como ocurriera en el pasado mes de octubre en Butarque, Cuco aprovechó la acumulación de partidos para llevar a cabo una revolución en su once. Muchas novedades. La más destacada, una línea de tres centrales prácticamente inédita en lo que va de temporada. Prácticamente.

Diegui Johannesson, Carlos Hernández, Christian Fernández, Lucas Ahijado, Jimmy Suárez, Javi Mier, Samuel Obeng y Rodri Ríos. Del choque ante la Deportiva Ponferradina solo repetían Joan Femenías, Alejandro Arribas y Edgar González. Apuesta arriesgada la del preparador navarro.

Todas estas modificaciones no tuvieron el efecto deseado. Quizá sí tuvieron el esperado. Sobre el terreno, varios futbolistas que no superan los 100 minutos de juego en este 2021, como Carlos, Jimmy u Obeng. Otros, directamente, no jugaban desde el pasado mes de octubre, como es el caso del lateral hispano-islandés.

Falta de ritmo y un dibujo táctico apenas visto anteriormente. ¿La consecuencia? Un nuevo gol en el primer ataque. Centro lateral, cinco futbolistas carbayones en el interior del área y un rechace que era una invitación para los rivales. Fue Nwakali el que disparó completamente solo y batía a Femenías.

Menos de 120 segundos. Misma situación que ante la Ponferradina, pero en esta ocasión la reacción parecía no llegar. Solo dos aproximaciones en la primera parte. Un balón largo peinado por Edgar y que Rodri no consiguió materializar y un gol anulado a Obeng por fuera de juego en un balón largo que, como siempre, estuvo acompañado por polémica en el VAR. Nada de creación, nada de profundidad. El resumen, 45 minutos tremendamente preocupantes.

El Oviedo quiere y no puede

Tampoco nada de fluidez. Falta alarmante de una presión coordinada y abuso de los centros largos y desde el lateral. El Real Oviedo está lejos de evolucionar como equipo. En las últimas semanas, la sensación es la contraria. Un conjunto que parece estancado en muchos aspectos. De los más preocupantes, el gol.