Las notas: Con cara de tontos

Pablo Fernández OVIEDO

AZUL CARBAYÓN

Nahuel se lamenta durante el Castellón-Real Oviedo
Nahuel se lamenta durante el Castellón-Real Oviedo LFP

El Real Oviedo fue superior al Castellón durante gran parte del partido y tuvo las mejores ocasiones, pero cae ante el Castellón tras otra acción a balón parado

03 abr 2021 . Actualizado a las 21:06 h.

El mejor

Blanco Leschuk: 6,5. El mejor recurso del Oviedo en Castalia. Tuvo dos ocasiones y no estuvo acertado, pero el más que correcto primer tiempo del conjunto azul no se entiende sin la participación del delantero argentino. Tras el descanso instaló a su equipo en campo rival en un par de ocasiones y generó problemas partiendo desde la derecha, pero participó menos. 

El once

Femenías: 4,5. No tuvo que hacer ni una intervención durante todo el encuentro, pero el balear no transmitió ninguna seguridad. Impreciso con el pie en muchas fases del encuentro, en la acción del 1-0 se queda a media salida. 

Nieto: 6. Muy seguro en defensa durante el primer tiempo, no se incorporó demasiado porque el Oviedo atacó mucho más por la izquierda. Eso sí, tuvo una buena ocasión tras una falta sacada por Nahuel. En el segundo tiempo fue más protagonista y pisó campo rival. Puso un buen centro, pero poco más. En la jugada que precede al gol está blando en el despeje. 

Arribas: 5. Su partido era de notable hasta la jugada del gol, en la que no está acertado y acaba introduciendo el balón en la portería de Femenías. Por lo demás, estuvo a un buen nivel defensivo. 

Bolaño: 6,5. Buen partido del cántabro, que no sufrió en ningún momento cerca del área de Femenías y que, incluso como lateral, aportó en campo rival.

Mossa: 5. Apareció continuamente en el primer tiempo y, como viene siendo habitual en los últimos meses, su banda fue lo más peligroso del Oviedo en el primer tiempo. Eso sí, no estuvo preciso en el último toque y le costó un mundo centrar. 

Sangalli: 5. Participativo, pero poco acertado. Apareció durante el primer tiempo en el perfil izquierdo y, salvo un par de centros, le faltó un punto de precisión. Se diluyó tras el descanso.