Diegui da la razón a Ziganda

ALFONSO SUÁREZ OVIEDO

AZUL CARBAYÓN

Johannesson y Cuco Ziganda se abrazan para celebrar el 1-0 ante el Sporting en el derbi
Johannesson y Cuco Ziganda se abrazan para celebrar el 1-0 ante el Sporting en el derbi Real Oviedo

Un gol del hispano-islandés permite al Real Oviedo sumar la tercera victoria consecutiva en el derbi asturiano

17 abr 2021 . Actualizado a las 20:10 h.

Otra más y ya van tres triunfos consecutivos del Real Oviedo sobre el Sporting de Gijón (0-1). El conjunto carbayón jugó un partido sin fisuras defensivas y aprovechando una de las buenas ocasiones de las que dispuso en el primer acto. El gol de Diegui Johannesson, que fue manteado por sus compañeros al término del partido, permite sumar tres puntos que son más que tres puntos, digan lo que digan y que refrendan la supremacía azul en la región.

José Ángel Ziganda es ‘Mr Derbi'. El navarro ha dirigido tres choques ante los rojiblancos y se ha llevado los tres. Además, todos por el mismo resultado y con la dificultad añadida de llevarse la victoria por partida doble en El Molinón. Los de la capital se acercan a la salvación y dejan tocado a su eterno rival.  

Un derbi es terreno para lo novedoso, para llevarse las manos a la cabeza, para vivir con pasión. Las sorpresas, esta vez, comenzaron desde la alineación, donde Cuco revolucionó la defensa. La baja de Juanjo Nieto por unas molestias fue cubierta por Diegui Johannesson. El hispano-islandés había acumulado 157 minutos en las 34 jornadas anteriores. Lucas Ahijado iniciaría en el flanco izquierdo. La pareja de centrales también contenía cambios: Simone Grippo y Alejandro Arribas.

Las sorpresas no paran de caer

Ni la clasificación ni la tendencia ni los objetivos. En un derbi no hay excusas. Tampoco premisas que lo expliquen. En un contexto en el que el control es siempre frágil, el futbolista más anárquico y alocado de los 22 sobre el terreno de juego fue el que hizo saltar todo por los aires. Johannesson, lateral derecho, apareció en área pequeña para rematar con la rodilla un centro del otro lateral, Lucas, y batir a Mariño.

El internacional islandés había disputado apenas tres partidos en todo el curso. Unos minutos en el derbi de la ida y dos partidos ante Leganés y Alcorcón en los que Ziganda introdujo numerosas rotaciones. En el que va a ser su última temporada como oviedista, Diegui se despide con un gol para el recuerdo y una dedicatoria especial. Carrera y abrazo con su míster.

El Sporting, con fe. El Oviedo perdona

El 0-1 no amilanó a los rojiblancos, que trataron de rehacerse pronto. Babin, con un cabezazo, y Manu García, con un disparo desde la frontal, probaron suerte. En ambos casos, se encontraron con un Femenías sobrio que no dio resquicio a la esperanza local para lograr un empate rápido.

Los de David Gallego siguieron intentándolo, pero pronto se dieron cuenta que el Real Oviedo no estaba allí solo para defender. Borja Sánchez recogió el balón en campo propio e inició una galopada que recordó a la del año pasado. Esta vez, levantó la cabeza y cedió para Nahuel con un precioso pase. El de Rosario se plantó delante de Mariño, pero cruzó en exceso cuando ya se cantaba el segundo.

La última ocasión de la primera parte fue otra vez oviedista. Un Blanco Leschuk desconocido en las últimas jornadas se adelantó a la defensa en el área y cedió para que Borja disparase desde el interior del área. Mariño, en dos tiempos, impidió el tanto.