Cuatro partidos que marcarán la confección del nuevo Vetusta

Pablo Fernández OVIEDO

AZUL CARBAYÓN

César Martín y Francesc Arnau, en El Requexón viendo un partido del Vetusta
César Martín y Francesc Arnau, en El Requexón viendo un partido del Vetusta Real Oviedo

El filial del Real Oviedo se juega la plaza en Segunda RFEF y el trabajo que se está realizando en los despachos del Tartiere depende, en gran medida, de dicho objetivo

31 may 2021 . Actualizado a las 01:00 h.

Pasó la temporada pasada y volverá a pasar en la actual. En la 19/20, fue la agónica salvación del primer equipo del Real Oviedo la que tuvo en vilo a muchas de las operaciones que la dirección deportiva azul tenía encaminadas para reforzar al Vetusta. En esta 20/21, es la situación del propio filial la que condicionará la futura plantilla del segundo equipo más importante de la entidad. En los próximos cuatro partidos, el equipo de Emilio Cañedo se jugará el participar en la novedosa 2ª RFEF o, en el peor de los casos, regresar a la Tercera asturiana. 

El Vetusta recibe este domingo al Guijuelo (El Requexón, 17:00 horas) y es, a falta de cuatro jornadas para que finalice esta última y definitiva segunda fase, tercero de su grupo. Los azules suman 26 puntos, a dos del líder Coruxo y a uno del Pontevedra, segundo. Por detrás del filial azul está el Salamanca UDS, con 25 puntos. De los ocho equipos que conforman el grupo, los cinco últimos descenderán a Tercera. Además, si el tercer clasificado es el peor tercer clasificado de los cinco grupos de la categoría también descenderá.

El nuevo mapa de los filiales

Las reglas del juego cambiarán a partir de este próximo verano y la remodelación de la división de bronce del fútbol español también afecta a las grandes canteras del país. Echando un vistazo a la categoría, 8 filiales (Celta, Valladolid, Real Sociedad, Athletic, Barcelona, Villarreal, Betis y Real Madrid) ya tienen una plaza asegurada en la futura Primera RFEF. Otros 4 (Osasuna, Levante, Sevilla o Cádiz) todavía optan a estar en dicha categoría.