Cuatro partidos que marcarán la confección del nuevo Vetusta

El filial del Real Oviedo se juega la plaza en Segunda RFEF y el trabajo que se está realizando en los despachos del Tartiere depende, en gran medida, de dicho objetivo

César Martín y Francesc Arnau, en El Requexón viendo un partido del Vetusta
César Martín y Francesc Arnau, en El Requexón viendo un partido del Vetusta

Oviedo

Pasó la temporada pasada y volverá a pasar en la actual. En la 19/20, fue la agónica salvación del primer equipo del Real Oviedo la que tuvo en vilo a muchas de las operaciones que la dirección deportiva azul tenía encaminadas para reforzar al Vetusta. En esta 20/21, es la situación del propio filial la que condicionará la futura plantilla del segundo equipo más importante de la entidad. En los próximos cuatro partidos, el equipo de Emilio Cañedo se jugará el participar en la novedosa 2ª RFEF o, en el peor de los casos, regresar a la Tercera asturiana. 

El Vetusta recibe este domingo al Guijuelo (El Requexón, 17:00 horas) y es, a falta de cuatro jornadas para que finalice esta última y definitiva segunda fase, tercero de su grupo. Los azules suman 26 puntos, a dos del líder Coruxo y a uno del Pontevedra, segundo. Por detrás del filial azul está el Salamanca UDS, con 25 puntos. De los ocho equipos que conforman el grupo, los cinco últimos descenderán a Tercera. Además, si el tercer clasificado es el peor tercer clasificado de los cinco grupos de la categoría también descenderá.

El nuevo mapa de los filiales

Las reglas del juego cambiarán a partir de este próximo verano y la remodelación de la división de bronce del fútbol español también afecta a las grandes canteras del país. Echando un vistazo a la categoría, 8 filiales (Celta, Valladolid, Real Sociedad, Athletic, Barcelona, Villarreal, Betis y Real Madrid) ya tienen una plaza asegurada en la futura Primera RFEF. Otros 4 (Osasuna, Levante, Sevilla o Cádiz) todavía optan a estar en dicha categoría.

Además del filial azul, los segundos conjuntos de Alavés, Espanyol, Granada, Las Palmas, Atlético de Madrid, Valencia, Sporting y Getafe, siendo los últimos tres los que más complicado lo tienen, se juegan el estar en la Segunda RFEF. Y los que pueden llegar desde Tercera División, claro. Teniendo en cuenta que son 42 los clubes presentes en el fútbol profesional, que el filial del Real Oviedo pueda competir al menos en Segunda RFEF no parece una mala carta de presentación a la hora de negociar en los despachos.

Lo que está de camino

El mercado de fichajes de verano comienza mucho antes para los directores deportivos y sus secretarías técnicas, y la del Oviedo no es una excepción. Primero fue René Pérez, central/mediocentro del Lealtad, asturiano y de 20 años. Ahora son tres valores de la fructífera cantera del Málaga los que aterrizarán en El Requexón: Jesús Hoyos (Tarifa, 2001), Mario da Costa (Málaga, 2001) y Juan Cruz (Quilmes, Argentina, 2000).

Hoyos, de 20 años, es un delantero gaditano que la temporada pasada anotó 25 goles en 23 partidos con el Málaga de División de Honor. Realizó la última pretemporada con el primer equipo malaguista, pero se quedó en el filial. Camino de los 20 años también esta Da Costa, un mediapunta que, por su nivel técnico, durante los últimos años ha sido una de las grandes esperanzas de la cantera boquerona. Por último, Juan Cruz. Nacido en Argentina, pero criado en Málaga, es un zurdo que suele jugar por el costado derecho que ya debutó en Segunda División con el Málaga.

El club andaluz contaba con renovar a los tres, pero el Oviedo apareció. Los tres futbolistas ya estaban en la cantera del Málaga en octubre de 2017, cuando Francesc Arnau, actual director deportivo carbayón, dejó de ser el máximo responsable futbolístico del club de La Rosaleda. Su influencia en estos tres fichajes, como es lógico, es básica. 

Juan Cruz, en un partido con el primer equipo del Málaga
Juan Cruz, en un partido con el primer equipo del Málaga

Lo que llega del juvenil

El juvenil A del Oviedo salvó la papeleta tras una temporada muy complicada y logró la permanencia en División de Honor con varias jornadas de antelación. En el equipo de Álex Díaz hay varios futbolistas de último año que, al menos en pretemporada, podrían tener su oportunidad en el Vetusta. Es el caso del portero Diego Llamazares, los centrocampistas Isaac y Marc Reñé y el delantero Álvaro, pichichi del equipo. Tampoco hay que olvidar al Praviano, que, aunque ya no es filial del Oviedo, sigue siendo club asociado y es destino habitual de muchos de los juveniles que pasan al fútbol sénior. 

Lucas Laso y Miguel Berlanga fueron los centrales más importantes de la temporada del juvenil y, aunque ambos sean nacidos en 2003 y todavía les quede un año en el fútbol formativo, no se les puede descartar en cotas más altas. Laso, internacional Sub-17 con España, podría estar más cerca de llegar este mismo verano al filial, algo que también dependerá, como tantos otros movimientos, de que el Vetusta consiga o no la permanencia. 

La generación del 2004 tendrá un peso básico en el juvenil A de la temporada que viene. Varios de esos futbolistas ya han sido fundamentales en la salvación del presente curso y el resto están realizando una gran Liga en el juvenil B que dirige Jaime Arias. Dos de ellos son Osky Menéndez y Charbel González, lateral izquierdo y derecho, respectivamente, cuyos rendimientos en la presente temporada ha llamado la atención de varias canteras del fútbol profesional. 

Álvaro, a la derecha de la imagen, celebra con sus compañeros un gol del juvenil A
Álvaro, a la derecha de la imagen, celebra con sus compañeros un gol del juvenil A

Un ojo a la plantilla 21/22

Al margen de futuras negociaciones, renovaciones o rescisiones, hasta 12 futbolistas de la plantilla actual del Vetusta tienen contrato con el Real Oviedo para la próxima temporada. A saber: el portero Berto Hórreo (2000), el defensa Jorge Mier (1999), los centrocampistas Guile Bernabéu (2001), Alex Meléndez (1999), Álex Suárez (2003), Alberto Fuentes (1999), Joselu Guerra (2000) y Eloy Ordóñez (1999) y los atacantes Javi Cueto (2001), Vanderson Teles (1998), Erik Aguado (1999) y Steven Prieto (2022).  

De todos esos jugadores, los únicos que el curso que viene no será sub-23 y, por tanto, no podrían alternar primer equipo y filial, son Vanderson y Steven. En el caso de Jorge Mier -su hermano Javi tiene sitio asegurado en la primera plantilla 21/22-, su presencia en el Vetusta o en el primer equipo también podría depender de las cláusulas de su contrato. Por último, el lateral David Amez finaliza contrato en junio, pero el club tiene una opción de renovación automática. 

Además de las de René Pérez, Jesús Hoyos, Mario da Costa y Juan Cruz, hay que contar con la más que probable llegada al filial del extremo David Iglesias (2000). El langreano, que arrancó la temporada a préstamo en el Praviano, está ofreciendo un gran nivel en el UP Langreo, conjunto al que llegó también en calidad de cedido por el Oviedo a finales de enero. Iglesias lleva disputados 11 encuentros en Segunda B, 10 de ellos como titular, y suma un gol. Los zagueros Sergio Orviz (1999) y Alex Menéndez (1999), cedidos en el Marino y en el Praviano, respectivamente, son otras dos opciones que tiene a su disposición el club azul. 

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Cuatro partidos que marcarán la confección del nuevo Vetusta