El futuro inmediato se juega en El Toralín

Alfonso Suárez REDACCIÓN

AZUL CARBAYÓN

Borja Bastón celebra su gol a la Real Sociedad B
Borja Bastón celebra su gol a la Real Sociedad B Real Oviedo

El Real Oviedo quiere cortar una racha de seis partidos sin conocer la victoria y hacer regresar la calma a la capital del Principado

24 oct 2021 . Actualizado a las 09:30 h.

Momento convulso para el Real Oviedo y su entrenador, José Ángel Ziganda. Una racha de seis partidos sin conocer la victoria ha encendido las primeras alarmas. El conjunto de la capital del Principado quiere acallarlas con una victoria esta tarde frente a la Deportiva Ponferradina (domingo 18:15 / El Toralín / Movistar LaLiga) en un estadio en el que nunca ha vencido en partido oficial. El reto es mayúsculo.

Si el escenario no invitara al optimismo, el rival tampoco lo hace. Los bercianos se encuentran merecidamente en puestos de playoff. Son quintos con 19 puntos pese a una racha de cinco jornadas sin vencer. El conjunto de Jon Pérez Bolo acumula buenos futbolistas y una idea clara de juego. Ingredientes más que suficientes para convertirlos en una de las sorpresas agradables de este primer cuarto de campeonato.

Un entrenador cuestionado que busca remontar

Si por algo se ha caracterizado hasta el momento la estancia de José Ángel Ziganda en el Real Oviedo es por tener que lidiar constantemente con situaciones límite. El navarro rescató al equipo de un descenso seguro hace dos temporadas. El pasado curso, el paso adelante fue tan claro como insuficiente para muchos. Pese a ello, el equipo salvó la categoría de una forma más o menos holgada, situándose en la zona media.