Ziganda, más ambicioso que nunca para la Liga: «Estamos en una posición en la que no renunciamos a nada»

Pablo Fernández OVIEDO

AZUL CARBAYÓN

José Ángel Ziganda, en El Requexón
José Ángel Ziganda, en El Requexón Real Oviedo

«El palo de la Copa es grande y todavía dura, pero nuestra obligación es darle la vuelta y demostrar el domingo que somos un equipo serio», dice el técnico del Oviedo

03 dic 2021 . Actualizado a las 10:44 h.

Minutos antes de que comenzase el entrenamiento del Real Oviedo, el penúltimo de los azules antes de recibir este domingo al Alcorcón (Carlos Tartiere, 18:15 horas), José Ángel Ziganda analizó la actualidad azul en sala de prensa. El técnico carbayón habló del batacazo en la Copa del Rey, del momento que atraviesa el equipo tras ese varapalo y también de cómo afrontar el próximo choque liguero. El preparador navarro no eludió su responsabilidad en la eliminación, pero prefiere centrarse en la liga, donde el equipo muestra una línea ascendente. 

La resaca copera y los goles a balón parado. ¿Está decepcionado con algún futbolista?

«No hablamos mucho porque más vale hacerlo en frío que en caliente, sí hemos tenido algunas charlas. Es mejor pasar un poco de tiempo y hoy estaremos un poco más tranquilos. Analizaremos el partido y pensaremos en el del domingo. Lo pasado ya no mueve molinos y hay que poner toda la energía en el Alcorcón. El varapalo ha sido muy grande para todos y la decepción tremenda, hay que juntarse y hacer mejor las cosas. Tenemos medios y somos un grupo muy sano, nos equivocamos gravemente anteayer, pero sigo confiando en la plantilla».

«No es fácil que nos hagan dos goles, ahí están los números. Me sale Burgos, Almería y algún otro que me dejo, pero no es lo normal. El primer gol es un córner que habíamos visto y trabajado. Lo tratamos de anticipar y el que peinó fue Luismi, no el rival, pero sucedió y punto. Seguro que no es casualidad que nos hicieran dos goles así, ellos pusieron mucho amor propio y mucha alma. Se nos dio así, aunque aun así tuvimos opciones y tiempo de darle la vuelta, pero no fuimos capaces. Tendremos que pagar la penitencia».