El Oviedo golea en el primer ensayo de la pretemporada: primer doblete de Bastón

Pablo Fernández OVIEDO

AZUL CARBAYÓN

Bastón y René disputan un balón durante el partidillo en El Requexón
Bastón y René disputan un balón durante el partidillo en El Requexón Real Oviedo

Jon Pérez Bolo probó dos onces y dos esquemas diferentes ante un Vetusta que compitió (4-1). Miguelón y Pomares se estrenaron con asistencia

13 jul 2022 . Actualizado a las 16:40 h.

Un partidillo de una hora ante el Vetusta inauguró el calendario de amistosos para el Real Oviedo. 300 oviedistas, todavía impactados tras la noticia de la entrada del Grupo Pachuca en el club, presenciaron el encuentro en la grada del campo n°1 de una ciudad deportiva castigada como pocas veces por un sol de justicia. La mañana, la primera tras el paso a un lado del Grupo Carso, contó con la presencia del consejo azul al completo: Menéndez Vallina, Manolo Paredes y Fernando Corral. La parcela deportiva también estuvo representada por todos sus integrantes: Tito Blanco, Roberto Suárez, Mario Prieto y Álex Díaz. 

En lo meramente deportivo, David Costas, Luismi y Viti, además de Abel Bretones, fueron los jugadores oviedistas que no participaron en el partidillo y se quedaron trabajando en el gimnasio. Jon Pérez Bolo apostó por dos onces diferentes para cada tiempo, de media hora cada uno. Empezó el partido con un 4-2-3-1 formado por Tomeu Nadal; Jorge Mier, Tarín, Dani Calvo, Lucas; Jimmy, Hugo Rama; Jirka, Álex Cardero, Nnoshiri; Borja Bastón. Tras el descanso, el esquema elegido fue el 4-3-3 y sobre el césped estuvieron Braat; Javi Moreno, Oier Luengo, Laso, Jorge Mier; Jimmy, Sangalli, Javi Mier; Miguelón, Obeng y Nnoshiri.

El partido

Bolo, muy participativo desde la banda, insistió mucho en la salida de balón de los suyos y en el cómo ocupar los espacios una vez el equipo se asentaba en campo rival. Hugo Rama, que partía desde el doble pivote pero sin ataduras para ganar metros, tampoco tenía problemas para bajar con los centrales a la hora de iniciar el juego. Fue una constante ver a los exteriores ocupando posiciones interiores y a los laterales profundos y llegando a línea de fondo. Así llegó el primer tanto: gran apertura a banda de Jimmy, centro de Jorge Mier y Bastón, a la segunda, batió a Marco para poner el 1-0.