Todas las incógnitas sobre la muerte violenta del concejal de Llanes

La autopsia revela que Javier Ardines murió asesinado y el Juzgado de Instrucción abre diligencias de forma paralela a la investigación de la Guardia Civil

 Vista de la casa de concejal de IU en Llanes, Javier Ardines, de 52 años cuyo cadáver fue hallado ayer con varios golpes en la cabeza a unos 300 metros de la misma. La autopsia practicada hoy confirma que Ardines fue asesinado
Vista de la casa de concejal de IU en Llanes, Javier Ardines, de 52 años cuyo cadáver fue hallado ayer con varios golpes en la cabeza a unos 300 metros de la misma. La autopsia practicada hoy confirma que Ardines fue asesinado

El informe preliminar de la autopsia emitido por los forenses del Instituto de Medicina Legal de Asturias no deja lugar a la duda por su contundencia: Javier Ardines González, de 52 años, el único concejal de Izquierda Unida (IU) de Asturias en el Ayuntamiento de Llanes, murió asesinado en la madrugada del pasado jueves, día 16, y su cadáver presentaba heridas en la cabeza que demuestran que tuvo una muerte violenta cuando se dirigía al puerto para embarcar en «Bramadoira», el barco de su propiedad con el que iba a pescar marisco.

Ardines era un político altruista -no cobraba sueldo por ejercer su actividad municipal- y en la actualidad tenía bajo su responsabilidad las áreas de Personal, Medio Rural, Playas y la Concejalía del Valle de San Jorge en el gobierno cuatripartito de Llanes, y era habitual en él recibir a diario a los vecinos en el consistorio, sin cita previa.

A su condición de concejal unía la de armador y patrón. A esta última faceta iba a dedicarse el pasado jueves cuando, sobre las seis de la madrugada, salió de su domicilio, en Belmonte de Pría (Llanes), para dirigirse al puerto, donde le esperaba el marinero con el que iba a ir a faenar.

El cadáver presentaba heridas en la cabeza

Sin embargo, nunca llegó a su destino. Un vecino que paseaba a su perro, sobre las 8 de la mañana, encontró su cadáver tendido en un camino, a apenas 300 metros de su vivienda. Cerca estaba su furgoneta con la puerta abierta y el motor encendido.

Tras alertar al 112-Asturias, se activó el operativo de emergencia. Una ambulancia y un vehículo de la Guardia Civil se trasladaron hasta el camino de acceso a la casa del concejal, mientras su familia conoció en ese momento su trágica muerte. En pocos minutos, se concentraron en esta pequeña localidad familiares, vecinos, amigos, compañeros de corporación y periodistas, en medio de una gran conmoción y consternación.

Aunque en un principio se barajó que Javier Ardines podía haber sufrido un infarto y que, tras salir de la furgoneta, se había golpeado en la cabeza al desplomarse sobre el suelo, finalmente la hipótesis de que podría tratarse de un crimen premeditado fue cobrando fuerza en las horas posteriores al constatarse que presentaba varias heridas en la cabeza y por la forma en que fue encontrado el cadáver.

La Policía Judicial de la Guardia Civil ha asumido las investigaciones y mantiene abiertas todas las hipótesis de trabajo, pero las circunstancias que rodean el caso han fortalecido la tesis de que Ardines pudo haberse visto obligado a bajar del vehículo al encontrar un obstáculo en el camino que le impidiera continuar circulando y fuera sorprendido por su agresor o agresores.

La autopsia revela una muerte violenta

El cadáver fue trasladado al Instituto de Medicina Legal de Asturias, para la práctica de la autopsia. El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Llanes recibió en la mañana de ayer el informe preliminar emitido por los forenses que ha confirmado «la muerte violenta» del concejal, según ha ratificado un portavoz del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA).

El juzgado de Primera Instancia e Instrucción ha abierto diligencias para tratar de esclarecer el crimen, a la espera de que las distintas investigaciones que están llevando a cabo los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad de Estado puedan llevar a la localización del autor o autores de la muerte del concejal.

La Guardia Civil ha iniciado ya la primera toma de declaraciones a familiares y vecinos para tratar de determinar igualmente el móvil del asesinato.

Luto oficial y banderas a media asta

Entre tanto, sus compañeros de Izquierda Unida y los miembros de la corporación llanisca se unían al dolor de la familia del edil y transmitían públicamente sus condolencias, mientras en una declaración institucional, el alcalde, Enrique Riestra, declaraba luto oficial en el concejo durante las jornadas de ayer, viernes, y hoy, sábado, como señal de duelo, y las banderas de todos los edificios públicos ondeaban a media asta y llevaban colgado un crespón de color negro.

El pleno que ayer se iba a celebrar también se ha suspendido y se ha anunciado que, en la próxima sesión plenaria, que tendrá lugar el día 22 de este mes, previa declaración de urgencia, se ratificará la resolución de la Alcaldía donde se muestra públicamente el sentimiento de pesar de la Corporación por la muerte del edil, que califica como “una pérdida irreparable por su proyección, dedicación y valiosa aportación a la vida democrática” del concejo de Llanes.

Ardines, natural de Halle (Bélgica), era hijo de emigrantes, aunque a los nueve años volvió a España y se instaló en la Moría, en el pueblo de la Pesa de Pría. Estaba casado, tenía dos hijos y ya era abuelo. Su familia ha pedido que se respete su dolor, en estos duros momentos por los que atraviesa, y ha mostrado su deseo de realizar las honras fúnebres en la intimidad.

Su formación política, IU, ha respaldado la decisión familiar y ha solicitado públicamente «la máxima consideración y templanza, evitando especulaciones que no conducen a nada, ni sirven para el esclarecimiento de este dramático fallecimiento».

Valora este artículo

16 votos
Comentarios

Todas las incógnitas sobre la muerte violenta del concejal de Llanes