La endogamia fue decisiva en la extinción de los neandertales de El Sidrón

La Voz REDACCIÓN

CULTURA

El osario de Sidrón
El osario de Sidrón

Una investiación revela que vivían en pequeños grupos aislados, lo que les llevó a cruzarse con miembros de la misma familia

09 feb 2019 . Actualizado a las 15:25 h.

Uno de los debates más activos de la paleontología gira en torno a la desaparición de los neandertales, hace unos 40.000 años. Ahora, un estudio liderado por científicos españoles ha determinado que, aunque no fue el único factor, la endogamia jugó un papel fundamental en la extinción de esta especie. El trabajo, publicado en Scientific Reports, ha sido realizado por paleoantropólogos, genetistas y arqueólogos del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC), del Instituto de Biología Evolutiva (IBE) y de la Universidad de Oviedo.

Para la investigación, el equipo científico utilizó los restos fósiles de varios individuos hallados en la cueva de El Sidrón, en Piloña, el yacimiento neandertal más completo de la Península Ibérica y uno de los más importantes del mundo. Sólo entre 2000 y 2013, en este yacimiento se recuperaron más de 2.500 restos óseos de al menos 13 individuos neandertales que vivieron hace aproximadamente 49.000 años y que han sido claves para hacer el estudio, señala Efe.

La investigación

La extinción de los neandertales no se puede atribuir a una sola causa: «Probablemente se produjo por una combinación de factores ecológicos y demográficos que incluye la interacción con los humanos modernos», explica el director del trabajo y paleontólogo del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC), Antonio Rosas. Sin embargo, estos humanos vivieron en grupos pequeños y separados geográficamente, es decir, estaban prácticamente aislados, un aislamiento que les llevó a cruzarse entre miembros de la misma familia. Con el paso del tiempo, el grupo se fue reduciendo aún más y aumentó la endogamia, «una práctica que mantenida en el tiempo pudo llevar a una importante disminución de la variabilidad biológica neandertal», concluye Rosas.