Un nuevo testigo cuestiona a Wielicki

El líder de la parte civil de la expedición española reconoce que el alpinista polaco no colaboró en el rescarte del asturiano Quico Borja. «Cómo no lo vas a contar si están premiando sus valores éticos», afirma Julio Rojas

Wielicki
Wielicki

Redacción

«Estuvimos en el campo base reunidos. Barajamos la posibilidad de lanzar un comunicado para contar lo que había pasado con la expedición polaca. Pero,al final, decidimos no hacerlo. Nos preocupaba más llevar de vuelta a casa a Quico Borja». En estos términos se expresa Julio Rojas, un integrante de la expedición española que en agosto de 2006 subió al Gasherbrum II (GII) y tuvo que evacuar al montañero asturiano Quico Borja herido en una caída a 7.900 metros de altura. Rojas ratifica al 100% la versión lanzada por Alberto Ayora sobre lo que sucedió en aquella montaña. Asegura que coincidieron con el alpinista polaco Krzysztof Wielicki, premio Princesa de los Deportes 2018, y con su grupo y que se negaron a ayudarles en el rescate de Quico Borja. Es más, entiende que lo haya contado ahora 12 años después, coincidiendo con el premio. «Si a Wielicki le dan un galardón reconociendo su solidaridad y sus valores éticos, cómo no lo vas a contar», reconoce.

Rojas entra en detalles. Señala que la expedición española estaba formada por diez personas. La mitad eran militares de la escuela de alta montaña y estaban bajo el mando de Ayora. La otra mitad pertenecían al Club Alpino Mayencos de Jaca. Él era el más experimentado de los cinco. El ascenso al GII se organizó para conmemorar el 50 aniversario del club y coincidiendo con el décimo aniversario de otro capitán español que había fallecido en un ascenso una década antes. Rojas dice que en el grupo había gente con una larga trayectoria en la montaña y que contaban con todo el material necesario. Incluso llevaban un equipo experimental para recibir asistencia médica por vía telemática. Niega así este integrante del Club Mayencos las palabras de Wielicki, que aprovechó su defensa para decir que los españoles no tenían experiencia ni material adecuado.

El montañero español cuenta que él estaba en el campo 3 cuando sucedió el encontronazo con el polaco. De la expedición española estaban cuatro arriba y otros tres en el campo 3 esperando para atacar la cumbre al día siguiente. «Yo no escuché la conversación. Cuando sucedió estaban los dos solos. Pero creo al 100% a Ayora. Si él lo dice, es verdad. Y no lo contó ahora lo dijo entonces. Wielicki le dijo que cada uno tenía que rescatar a los suyos», insiste. Lo que hizo Julio Rojas y los otros dos que le acompañaban en ese momento fue abortar el intento de hacer cumbre y cooperar en el rescate de Quico Borja. Tenían también a un médico en el campo 3. «Era una situación extrema», explica después de recordar que la caída se produjo a 7.900 metros y que en ese momento, el asturiano estaba con otro miembro de la expedición.

En la respuesta de Wielicki a la denuncia de la expedición española, parece insinuar que el propio Quico Borja no quería bajar por su propio pie cuando podría haberlo intentado. Julio Rojas recuerda que tenía una lesión en un tobillo y también en las cervicales. Pudo descender gracias al apoyo de todo el grupo y también -lo reconoce- al material que les prestaron en aquella situación límite el equipo polaco. Pero también cuenta -tal y como dijo Ayora- que fueron a recuperarlo rápidamente al campamento base. Sabe que el médico polaco fue el único que hizo amago de colaborar pero que también desistió pronto.

Cuando ya habían salvado la crisis y estaban todos juntos en el campo base tuvieron una reunión. Estuvieron discutiendo si merecía la pena lanzar un comunicado. Lo comentaron entre todos y decidieron no hacerlo. «Nos preocupaba más Quico», explica. Por eso no quedó registrado lo que había sucedido. Pero el premio Princesa de los Deportes 2018 ha abierto aquellas viejas heridas y comparte que Alberto Ayora haya hablado. De hecho, respalda su versión. Y respalda a sus compañeros. Estaban bien preparados pero sufrieron un accidente. A eso se enfrentan cuando están en la montaña a 8.000 metros.

Alpinistas cargan contra el premio Princesa de los Deportes a Wielicki

La Voz
El alpinista polaco Krzystof Wielicki, en febrero de 1980, tras la primera ascensión invernal del Everest
El alpinista polaco Krzystof Wielicki, en febrero de 1980, tras la primera ascensión invernal del Everest

Montañeros españoles le acusan de no haber ayudado a rescatar a un asturiano herido en el descenso del Gasherbrum II

Un artículo de opinión ha contando al público lo que era un secreto a voces dentro de los circulos de los alpinistas españoles. Quizá el premio Princesa de los Deportes 2018 al polaco Krzystof Wielicki no sea tan justo como parecía en un primer momento. Estos montañeros críticos con el galardón acusan a este mítico de los 8.000 de no haber prestado apoyo a una expedición en peligro en el Gasherbrum II, que estaba en plena operación de rescate. Así lo cuenta Pedro Gil, cronista de montaña en El Confidencial.

La primera voz de alarma la daba Alberto Ayora, coronel del Ejército de Tierra, miembro del Grupo Militar de Alta Montaña (GMAM) y responsable del Comité de Seguridad de la Federación Española de Montaña y Escalada (Fedme), en un tuit el 17 de mayo, el mismo día de la concesión. Decía lo siguiente: «Pues no. No es justo el #PremiosPrincesadeAsturias para @KrzysztofWielicki. No lo.merece quien no movió un dedo para rescatar a uno de mis hombres en el GII». Su queja es que no ayudó a rescatar a un montañero asturiano, Quico Borja, que se encontraba en una situación crítica en el descenso del GII, que es el nombre con el que los aficionados conocen a esta cima.

Seguir leyendo

     

  

Valora este artículo

2 votos
Tags
Comentarios

Un nuevo testigo cuestiona a Wielicki