Esclerosis múltiple: una enfermedad «demonizada» en plena revolución terapéutica

L. G. V. REDACCIÓN / LA VOZ

DEPORTES

La «influencer» María Pombo confirmaba hace unos días su embarazo y este lunes hacía público que sufre esta enfermedad, que afecta al sistema nervioso. Suele diagnosticarse a mujeres de entre 20 y 35 años

22 jun 2020 . Actualizado a las 19:13 h.

Lo más probable es que esta semana se disparen las búsquedas en Google de esclerosis múltiple. La influencer María Pombo no ha dejado de estar de actualidad en los últimos meses. Primero, por revelar que padecía mielitis, una inflamación que puede relacionarse con esta enfermedad neurológica y, semanas después, por anunciar su embarazo. Hoy la madrileña confirmaba un diagnóstico que, asegura, aunque se mostraba esperanzada, no le pilla por sorpresa. Sobre los resultados, ha dicho: «No han ido como yo esperaba siendo positiva, pero en realidad sí que me lo esperaba». Pero, ¿qué es exactamente esta enfermedad?

Como explica el neurólogo Nicolás Garzo, se trata de una enfermedad desmielinizante que afecta al sistema nervioso central. «Transcurre en brotes clínicos, y cada uno puede ser diferente. Esto quiere decir que en un momento dado puede afectar al nervio óptico, pero en otros a la médula, a la sensibilidad, a la fuerza o al equilibrio». Explica este médico que no es lo mismo que a un paciente le diagnostiquen ahora esclerosis múltiple que hace dos décadas. «A partir del 2004, más o menos, se dio una auténtica revolución terapéutica. Antes esta era una enfermedad demonizada para la que había muy pocos tratamientos, y poco efectivos. Ahora, sin embargo, los avances permiten llevar una vida normal precisamente porque los tratamientos lo que hacen es reducir la posibilidad de tener nuevos brotes».

Una de las preguntas que surgen, ahora que se ha conocido que Pombo espera su primer hijo, es si esta enfermedad puede afectar a su futuro bebé. Garzo es claro: «No es una enfermedad genética; de hecho la madre de María Pombo tiene esclerosis múltiple y puede decirse que María ha tenido mala suerte, porque la probabilidad de que un hijo sufra esta enfermedad es de un 3 %». Además, aclara el experto, la esclerosis múltiple no afecta a la fertilidad ni implica ninguna malformación en el feto.