El detenido por la muerte de Fombona asegura que estaba borracho y que no recuerda nada

Álvaro A.S. y el fallecido estuvieron tomando copas juntos

Un ramo de flores reposa en el lugar en el que murió atropellado Juan Fombona, en Somió (Gijón).Un ramo de flores reposa en el lugar en el que murió atropellado Juan Fombona, en Somió (Gijón)
Un ramo de flores reposa en el lugar en el que murió atropellado Juan Fombona, en Somió (Gijón)

Gijón

Álvaro A. S., el acusado de la muerte de Juan Fombona en Somió, declaró ante la policía no recordar nada de aquella noche y atribuyó su amnesia al estado de embriaguez en el que se encontraba. El empresario detenido estuvo de copas con el fallecido esa misma noche en varios pubs de Gijón y la policía ha podido comprobar que el coche del detenido, un BMW, presenta daños en la parte delantera que coinciden con los que los peritos habían señalado.

Eran amigos de la infancia, vivían a escasos metros y en la última noche de vida de Juan Fombona estuvieron juntos tomando copas en Gijón. Álvaro A.S. fue desde que declaró ante la policía un sospechoso a tener cuenta. Su declaración fue muy dubitativa y el resto de pruebas fue estrechando el cerco. Tanto las cámaras, como los restos del coche que quedaron al lado del cuerpo de Fombona pudieron apuntar que se trataba de un BMW de color negro. Cuando los agentes encontraron un vehículo similar en la casa del detenido, cerraron el círculo. Alvaro A. S. negó entonces ser el causante de la muerte y agregó que no recordaba nada de la noche por el estado de ebriedad en el que se encontraba.

Siguiendo la petición de la Fiscalía, el titular del juzgado de instrucción número 5 de Gijón, ha decidido enviar a prisión, comunicada y sin fianza, al detenido. La Fiscalía de Área de Gijón había solicitado el ingreso en prisión comunicada y sin fianza por la existencia de riesgo de fuga, la gravedad de los hechos que se le atribuyen y la falta de colaboración del detenido, que se acogió a su derecho de no declarar. En principio, el ministerio la atribuye un delito contra la seguridad vial por conducción bajo el efecto de bebidas alcohólicas, en concurso con un delito de homicidio por imprudencia grave, y un delito de omisión del deber de socorro.

La muerte de Juan Fombona: casi una tragedia familiar

J. C. GEA
Un ramo de flores en el punto de la avenida de Dionisio Cifuentes donde fue atropellado Juan Fombona
Un ramo de flores en el punto de la avenida de Dionisio Cifuentes donde fue atropellado Juan Fombona

La detención de Álvaro A. S., amigo muy cercano del fallecido, conmociona a los familiares, allegados y vecinos, y abre una incógnita sobre el silencio del detenido durante los dos días que siguieron al atropello

Empezó siendo la noticia de un suceso anónimo -el atropello mortal con fuga de un hombre indocumentado en la madrugada gijonesa- y ha acabado convirtiéndose en una tragedia casi familiar: el incomprensible caso de dos amigos de toda la vida que salen juntos a cenar y tomar unas copas en una noche como tantas, pero de la que solo regresará uno de ellos. El otro caerá atropellado por su propio compañero. Y este no solo huirá del lugar sin prestar auxilio sino que guardará silencio durante tres días, antes de que las evidencias conduzcan a su detención, e incluso después ante la policía y el juez. Todo ello, en un escenario que cabe en apenas en una recta de un 750 metros del pequeño mundo de todos los días: los que unen el pub de Somió donde Juan Fombona Braga disfrutó su última noche, su domicilio familiar en el barrio de Fojanes y -apenas a unos metros, en el camino de los Tulipanes-, el del empresario Álvaro A. S., que ha pasado ya su primera noche en prisión comunicada y sin fianza acusado de homicidio imprudente, omisión de socorro y conducción bajo efectos del alcohol. 

Seguir leyendo

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

El detenido por la muerte de Fombona asegura que estaba borracho y que no recuerda nada