«Metrópoli Winter es la fusión de Metrópoli con la ciudad de Gijón»

El espectáculo «Hijo de la Luna. Homenaje a Mecano» y la actuación de Juancho Marqués estrenan la edición invernal del «festival de festivales» gijonés

Marino González, director de Metrópoli
Marino González, director de Metrópoli

Gijón

La Navidad gijonesa está de estreno. A Metrópoli, el «festival de festivales» que ha conseguido afianzarse en solo cuatro años de existencia y metió el pasado verano 325.000 personas en el Recinto Ferial «Luis Adaro», le ha salido un «hermano pequeño» nacido justo con la llegada del invierno. Así es como define el responsable de organización de Metrópoli, Marino González, Metrópoli Winter, una oferta de conciertos, música al aire libre, animación en comercios, cómic y fiestas que se inicia esta noche con el espectáculo «HIja de la Luna. Homenaje a Mecano», y la actuación de Juancho Marqués. Se desabrocha así un programa que se desarrollará en distintos puntos de la ciudad a lo largo de toda la Navidad, y que incluye también una fiesta de Nochevieja, de nuevo en El Bibio.


-¿Qué es Metrópoli Winter?

Es como el hermano pequeño de la edición estival. Es una evolución en la que se hace más urbano, utiliza diferentes espacios de la ciudad a diferencia de la edición de verano, en la que estamos cautivos en el Recinto Ferial. Utilizamos la plaza de toros, el Centro de Interpretación del Cine del Casino, el Corte Inglés, la calle -con los vermús en la Ruta los días 23 y 30 de diciembre- con música en directo y diferentes acciones en comercios con contenidos relativos a la ComicCon. Además, en la pista de hielo haremos el sábado 30 una fiesta Ice Rolling Disco. Nuestra intención siempre ha sido la de dar vida a la ciudad, pero es difícil hacer eso ciudad desde el un recinto cautivo. Por eso en la primera edición del invernal queremos demostrar que se puede hacerlo desde diferentes puntos. Es una fusión de Metrópoli y la propia ciudad.

-La edición estival se caracteriza por la máxima apertura para captar todo tipo de públicos. ¿Lo mismo en la de invierno?

-Lo mismo. En este caso, en cuanto a música, tenemos desde música pop con Taburete, heavy con Stratovarius, tirábamos de indie con Los Planetas, que se cayeron de cartel a última hora, y para público adolescente tenemos los diferentes contenidos de ComicCon, y la fiesta en la pista de hielo para toda la familia. Siempre buscamos rellenar todo ese espectro de público que hacen que el contenido preferencial de Metrópoli, que es el entretenimiento, llegue a todos los públicos en un festival 360.

-¿Seguirá esa expansión estacional? ¿Tendremos Metrópoli para las cuatro estaciones?

-No. En Gijón será el Metrópoli de verano, el de invierno y puede haber algún ciclo, fiesta, concierto o evento puntual en otras épocas del año, pero como evento aislado. Creemos que la ciudad va servida con los dos festivales: hay que dejar descansar, hay que dejar respirar a las personas y darnos tiempo para crear ambos.

-Sí no en el tiempo, sí que hay expansión de Metrópoli en el espacio...

-Sí, siempre nos ha interesado exportar el festival a otras sedes. De hecho el primer paso lo dimos la semana pasada con la inauguración de ExpoWars en Madrid, en el antiguo Palacio de los Deportes. La ciudad ha dado una acogida fenomenal a la exposición con más de 15.000 visitantes el primer fin de semana, y estaremos un mes con el objetivo de alcanzar por lo menos los 80.000. Es el primer evento que hacemos como festival Metrópoli fuera de Gijón, y un primer paso en nuestra intención de hacer eso, pero manteniendo lo que ya hacemos aquí.

-¿Y el festival en sí? ¿Cómo va el proyecto de hacer Metrópoli en otras ciudades?

-De momento, hay varias cosas que estamos mirando. Hay posibilidades de hacer una edición similar a la de Gijón tanto en Madrid como en Valencia. Ambas están en negociaciones. La idea sería hacer una de las dos. Además, ExpoWars estará girando en 2018 y 2019 por distintas ciudades, y ahora empezamos una nueva aventura: una nueva línea de negocio que se llama Cinema Live.

-¿En qué consiste?

-Son producciones propias que ofrecen una nueva experiencia basadas en una película. La primera será Drácula de Bram Stoker. El público pasa a formar parte de la propia película y a vivirla en primera persona. Desde el momento en el que compras tu entrada, empieza tu experiencia: se te asigna un personaje -no los principales-, se te da un nombre, una profesión, el comportamiento, donde tienes  que quedar porque la localización es secreta… Se te dan ciertas pautas para actuar en un sitio donde se mezclarán cine, teatro, rol y fiesta. Serán más de cinco horas de una experiencia que no se parece a ninguna otra que hayamos podido vivir en Asturias.

-¿Pioneros?

-Nuestra referencia es una empresa británica que es la número 1 mundial en este tipo de experiencia. Hemos estado yendo a sus espectáculos desde hace tiempo y nos habíamos fijado en ellos para hacer lo que por fin vamos a hacer en febrero. Será para 200 personas en cada una de las tres sesiones programadas, pero tenemos previsto hacer otra en verano en formato mayor, quizá más festivo y con un título que será fetiche para todos lo públicos.

-¿Y de cara al «hermano mayor»? ¿Qué objetivos hay para el próximo verano?

-El año pasado nos habíamos fijado el objetivo de los 300.000 visitantes, y alcanzamos 325.000. Este año, nuestro objetivo sería quedarnos con esa misma cifra de público y crecer en calidad de contenidos y de festival: que arraigue mucho más. Los 325.000 es una cifra que para nosotros es un orgullo haber alcanzado en solo cuatro años, una cifra que no podríamos haber soñado en la primera edición.

-Profundizar antes que crecer.

-Correcto. Queremos que todos los contenidos crezcan en calidad. No tenemos por qué dar ningún giro de 180º en ningún aspecto, sino trabajarlos más para crecer en calidad. No creo que sea el momento de crecer en cantidad. No tenemos previsto de momento expandirnos en superficie, pero sí aumentar la cantidad de contenidos y su calidad.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

«Metrópoli Winter es la fusión de Metrópoli con la ciudad de Gijón»