«No hay ningún problema de contaminación ni sanitario en la playa», certifica Moriyón

La alcaldesa atribuye a las «circunstancias climatológicas excepcionales» las manchas, presencia de bacterias y ratas muertas en el arenal gijonés, arrastrados por los aliviaderos que funcionan «perfectamente»


Gijón

Lo único excepcional en la playa de San Lorenzo es, como en el resto de Gijón y de Asturias, es el mal tiempo. Lo ha asegurado este mediodía, con una nueva mancha haciendo su aparición en la playa de nuevo cerrada al baño, la alcaldesa de la ciudad, Carmen Moriyón, quien ha querido ser «clara y contundente» al manifestar que «con los datos que tenemos ahora mismo encima de la mesa, estamos en condiciones de decir que la playa de San Lorenzo no tiene ningún problema de contaminación ni sanitario».  Arropada por el equipo de crisis con el que también ha gestionado las actuaciones por las fuertes lluvias e inundaciones de la pasada madrugada, Moriyón ha reiterado que las manchas, la presencia de bacterias coliformes con casos de gastroenteritis entre bañistas, cadáveres de ratas o materiales arrastrados por las fuertes lluvias de las riadas de las últimas semanas se debe «exclusivamente» a este último factor: las «circunstancias meteorológicas excepcionales que por desgracia está sufriendo Gijón» y manifiesta que el sistema de alivios automáticos «está funcionando perfectamente».

La alcaldesa de Gijón, Carmen Moriyón, ha asegurado hoy que la playa de San Lorenzo «a día de hoy no tiene ningún problema sanitario ni de contaminación» sino que está sufriendo las «condiciones meteorológicas excepcionales» dada la gran cantidad de aguas caídas en las últimas horas; unas precipitaciones que, aparte inundaciones en distintos puntos del concejo, han vuelto a provocar el cierre al baño de la bahía este a causa de la aparición de una gran mancha que ocupa toda su extensión. Con todo, la alcaldesa ha subrayado que lo «intolerable» y que se situaría «fuera de la ley» es que lo hicieran en «épocas secas».

«Hay una vigilancia extrema sobre la playa para tratar de poner orden y hacer todo lo que este en nuestras manos», ha añadido la regidora, que ha ordenado el refuerzo del servicio de limpieza municipal en el arenal y fijado la bandera roja durante 48, durante 48 horas, tiempo en que tardan en morir las bacterias. Será -ha anticipado- el mismo protocolo que se siga, conforme a lo que marca la normativa del Principado, que es quien tiene las competencias en este caso y fija las situaciones excepcionales a estos efectos: «La excepcionalidad es que esas lluvias intensas y la entrada en funcionamiento de los aliviaderos se produzca en el mes de junio, ya que se une a la inexistencia de viento, al mar en calma y a las mareas muertas, lo que provoca que el agua proveniente de los aliviaderos se estanque en el mar», ha precisado Moriyón. Es precisamente el contexto que señala la legislación regional en materia de toma de muestras en el agua señala expresamente que ante episodios excepcionales de lluvias y tormentas no se tomen muestras en el agua, y que se espere 48 horas para tomar la muestra y realizar una calificación del agua de baño. Respecto a las tomas presentadas por el PP, en las que se detecta una presencia «alarmante» de bacterias coliformes, la alcaldesa la ha rechazado por haberse solicitado fuera de los protocolos reglados.

También ha aludido la alcaldesa a la solución, que pasaría no tanto por la puesta en marcha de la depuradora de la zona este sino por por la construcción del pozo de tormentas de Hermanos Castro, para el que ha anunciado la «previsible» contratación el día 28. Según los técnicos municipales, la hablitación de ese depíosito, que tendrá el triple de capacidad que el de La Camocha, permitiría canalizar toda la sobrecarga del pozo de La Camocha a través del colector de Viesques, y hacer desaparecer «en su inmensa mayoría» estos incidentes.

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

«No hay ningún problema de contaminación ni sanitario en la playa», certifica Moriyón