No todo son cierres: así resiste el pequeño comercio gijonés

J. C. G. GIJÓN

GIJÓN

Comercio del centro de Gijón con un cartel anunciador de las rebajas del  «Black Friday»
Comercio del centro de Gijón con un cartel anunciador de las rebajas del «Black Friday»

La gerente de la Unión de Comerciantes y minoristas de distintos ramos exponen claves para seguir levantando la persiana a pesar de la proliferación de cierres de negocios en algunos puntos de la ciudad

26 nov 2018 . Actualizado a las 08:34 h.

No todo son escaparates empapelados, carteles de «disponible» o anuncios de liquidación por cierre en el pequeño comercio gijonés. Ni todo es fiar la supervivencia a Black Fridays o temporadas de rebajas. Aunque la situación general de los minoristas de la ciudad diste de poder ser descrita como boyante y no pocos negocios -recientes o veteranos- se vean obligados a rendirse, sigue habiendo un margen  para la resistencia en el sector. Cierto tipo de ofertas proliferan, en conexión con demandas en ascenso, y otros se reinventan para satisfacer al cliente que busca artículos o servicios de toda la vida. Pero, como señalaba en su entrevista para la serie Gijonudas la gerente de la Unión de Comerciantes del Principado de Asturias, Carmen Moreno «el comercio gijonés seguirá aquí dando color a la ciudad y calidad de vida a la ciudadanía, pese a los agoreros que siempre han existido».

Basta recorrer algunas calles de la ciudad para comprobar a simple vista que hay cierto tipo de nuevos negocios cuya proliferación resulta llamativa: clínicas dentales -solo en el eje de la avenida de Schulz se han abierto varias en los últimos meses- veterinarios y establecimientos relacionados con el cuidado y los complementos para mascotas, fisioterapeutas, una notable oferta de establecimientos que responden -según Carmen Moreno- «a una clara demanda de ese tipo de servicios relacionados con la salud, los cuidados corporales, la belleza mezclada con la salud, las mascotas…»

 Producto y experiencia

También -sobre todo en el centro, con algunas de las zonas más castigadas por los cierres- hay sectores que se han reactivado después de años de letrargo vendiendo productos muy diferenciados y, sobre todo, envolviendo la relación cliente-vendedor en una puesta en escena muy cuidada. Decoración, diseño, ambientación, actividades relacionadas con el producto y empresarios que siguen calentándose la cabeza para superar lo que Carmen Moreno da por sentado, casi como un axioma para quien pretenda lanzarse a montar un negocio o a renovar el que ya tiene: «Aunque a muchos les duela o les cabree escucharlo, el producto tiene cada vez menos importancia y cada vez pesa más la manera en que das el servicio y lo diferencias».