Los «vehículos» de uso compartido ganan terreno en Gijón

Hace apenas un año solo estaban las 64 bicis públicas pero, a partir de agosto, la ciudad tendrá disponible una flota de casi 400 bicicletas, patinetes y coches eléctricos

Arriba, a la izquierda, las bicicletas gratuitas de Gijón-Bici y, a la derecha, las de Tucycle. Abajo, dos patinetes de Reby en aparcabicis de Poniente y los coches eléctricos de Guppy, en Fomento.
Arriba, a la izquierda, las bicicletas gratuitas de Gijón-Bici y, a la derecha, las de Tucycle. Abajo, dos patinetes de Reby en aparcabicis de Poniente y los coches eléctricos de Guppy, en Fomento.

Gijon

El primero fue Gijón Bici, el sistema público de bicicletas compartidas que el Ayuntamiento de Gijón ponía en marcha en julio de 2004 y que convertía a la ciudad en la segunda de España en ofrecer este servicio gratuito de movilidad sostenible. Con visión de futuro, sin duda, porque desde entonces este tipo de sistemas se han ido implantando en otras ciudades hasta pegar el estirón en los últimos años a través de la iniciativa privada. Y así, en las grandes ciudades, a las bicis públicas se han ido sumando también sistemas de movilidad compartida de bicicletas, coches y patinetes eléctricos, estos últimos considerados vehículos de movilidad personal si pasan de los seis kilómetros por hora.

Todos funcionan de la misma manera que Gijón Bici desde sus inicios: se coge el vehículo en cuestión en un emplazamiento, que ya no tiene que ser una estación con infraestructura física, y tras su uso se deja en otra ubicación diferente. Y como las nuevas tecnologías están revolucionando la movilidad urbana, en lugar de utilizar la tarjeta ciudadana como es el caso de Gijón Bici, se emplea una aplicación a través del teléfono móvil que desbloquea la bici, el coche o el patinete. En los precios de los alquileres, por norma general, se paga por el tiempo que se utiliza o por la distancia que se recorre.

Estos sistemas compartidos de movilidad sostenible no llegaron a Gijón, pese a que fue pionera en las bicicletas públicas, hasta junio del año pasado, cuando se implantó el primer servicio de bicis que se activan con el móvil. Pero este verano ya se ha iniciado una prueba piloto con patinetes eléctricos y, a partir del 1 de agosto, también estará disponible el primer servicio de carsharing, de coches eléctricos compartidos. Una vez en marcha, la flota de uso compartido que estará disponible en Gijón se aproximará a los 400 vehículos que no emiten CO2 a la atmósfera. Así es como funciona cada uno de estos servicios:

Gijón Bici

El ayuntamiento ofrece 64 bicicletas en ocho estaciones repartidas por toda la ciudad. Las bicis están ancladas a un aparcabicis, se desbloquean acercando la tarjeta ciudadana y pueden utilizarse durante todo el día. Son pesadas, pero tienen marchas y, salvo en El Coto, en Gijón tampoco hay demasiado desnivel. Además, las bicis incluyen un candado y, lo más importante, son gratis.

Tucycle

Este servicio compartido de bicicletas, que también requieren de cierto esfuerzo al pedalear, se puso en marcha en junio del año pasado. Oferta 150 bicicletas repartidas en 43 estaciones que no necesitan de infraestructura física pero sí tienen reservado un espacio físico. Se desbloquean con una aplicación propia, las bicis están geolocalizadas y se ofertan dos tarifas: tres euros por un plan de 24 horas o 7,99 euros por 30 días, con la condición de que los alquileres sean de hasta 120 minutos con al menos cinco minutos entre ellos.

Reby

Este servicio compartido de patinetes eléctricos, que ya funciona en ciudades como Zaragoza, repartió 100 unidades por diferentes aparcabicis de Gijón el pasado 12 de julio como prueba piloto con Tucycle. También están geolocalizados y se pueden activar con una aplicación propia para el móvil. Ponerlos en marcha cuesta un euro y, por minuto, 15 céntimos. Al aparcarse en parkings de bicicleta, algo que ha sorprendido e incluso molestado a algunos usuarios de la bicicleta, no necesitan estaciones propias. Gijón no ha regulado la circulación de los patinetes eléctricos y, mientras la Dirección General de Tráfico ultima una general, lo que sí está claro es que son vehículos y como tales no pueden ir por las aceras, sino por el arcén y los carriles bici. La empresa que los alquila, además, recomienda el uso del casco y que se realice una conducción segura.

Guppy

El primer servicio de carsharing que se pondrá en poco más de una semana en Gijón repartirá por la ciudad 50 vehículos 100% eléctricos y con autonomía para más de 200 kilómetros. Algunos ya están aparcados en las plazas que tendrán reservadas en Fomento. Serán nueve plazas en total, además de otras cinco en la plaza del Seis de Agosto. En todo caso, quienes hagan uso de ellos también podrán aparcarlos en las zonas azul y blanca. La recarga será gratuita en los nueve puntos que EDP tiene en Gijón y, para empezar, el precio especial de salida será de 50 céntimos el kilómetro.

Comentarios

Los «vehículos» de uso compartido ganan terreno en Gijón