Desmontaje del hospital provisional de Gijón ante la falta de contagios

El Principado empieza a desmantelar el equipamiento del recinto ferial Luis Adaro

El presidente del Principado, Adrián Barbón, durante su visita la unidad de hospitalización instalada en el pabellón central del recinto ferial Luis Adaro, en Gijón
El presidente del Principado, Adrián Barbón, durante su visita la unidad de hospitalización instalada en el pabellón central del recinto ferial Luis Adaro, en Gijón

El Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa) ha comenzado a desmontar esta semana el hospital provisional instalado en el Recinto Ferial Luis Adaro, en Gijón, ante la actual situación epidemiológica de Asturias, que no ha registrado ningún contagio de la COVID-19 en los últimos 18 días.

Estas instalaciones se levantaron a finales de marzo para atender a pacientes dependientes positivos, con sintomatología leve y que no pudieran llevar a cabo su aislamiento domiciliario o en una residencia con garantías. El hospitalprovisional disponía de 144 camas, distribuidas en doce módulos de hospitalización, con doble circuito (limpio y sucio) para garantizar la seguridad para pacientes y profesionales.

El Sespa ha decidido desmontarlo tras elaborar un plan de contingencia ante un posible aumento de la incidencia del virus respecto a la registrada de marzo a mayo. La reordenación excepcional prevista en este plan permitirá aumentar en un 79% las plazas para casos positivos con sintomatología leve de personas independientes que no pueden realizar el aislamiento en sus domicilios.

También crecerán un 25% los puestos para los pacientes dependientes, leves y graves, sin posibilidad de aislamiento en sus residencias habituales; un 41% los destinados para casos graves y un 45% las camas para críticos.

El plan también dispone de 345 plazas para personas dependientes sospechosas o confirmadas con síntomas leves y sin posibilidad de aislamiento domiciliario, así como para pacientes graves positivos que sean dependientes.

Las plazas se distribuyen entre centros sociosanitarios susceptibles de medicalizar, la Fundación Hospital de Avilés, Cruz Roja Gijón, Hospital Monte Naranco y el Centro de Referencia Estatal para personas con Discapacidades Neurológicas de Langreo; en este último caso sería posible incrementar las 60 camas actuales.

Para los pacientes graves se dispone de 2.691 plazas en los hospitales públicos y de 197 camas de UCI en la red pública y concertada. Esta última cifra se puede hasta las 208 si se suman los recursos de los centros privados.

Para los casos con sintomatología leve sin posibilidad de aislamiento domiciliario hay 102 habitaciones individuales en la Residencia de Estudiantes de Mieres, un recurso pensado para las próximas semanas ante la afluencia de turistas.

La red de Atención Primaria continuará con el seguimiento de casos leves y sospechosos en aislamiento domiciliario. Con esta planificación, el Sespa considera que hay suficiente margen para absorber con seguridad los efectos de un posible repunte de la COVID-19 en Asturias.

Comentarios

Desmontaje del hospital provisional de Gijón ante la falta de contagios