Asturias quiere (y debe) subirse al coche eléctrico

Carmen Liedo REDACCIÓN

IN ASTURIAS

Coche eléctrico
Coche eléctrico

El sector de la movilidad eléctrica ve en esa industria una oportunidad de crear empleo y riqueza económica y plantea la creación de un clúster para desarrollar ese mercado. Urge el desarrollo de un plan industrial que permita captar parte de los 4.800 millones que la UE destinará a las regiones en transición energética

27 may 2020 . Actualizado a las 18:11 h.

La transición energética está en marcha, la descarbonización no tiene freno, la gran industria electrointensiva de la región parece que pagará las consecuencias y el futuro será para quienes sepan adaptarse a la nueva realidad. Una de esas realidades será la movilidad eléctrica, los coches que funcionarán con baterías recargables en detrimento de los coches actuales que funcionan con combustibles, y ya hay voces que apuntan que Asturias tiene delante la oportunidad de abordar una nueva opción industrial, justamente, la de la movilidad eléctrica.

Uno de los defensores de esta posibilidad que se le presenta a la región es Adriano Mones, representante de la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico (Aedive) y director de Desarrollo Regional en Phoenix Contact E-Mobility. El mismo considera que, efectivamente, «Asturias tiene la oportunidad de abrirse a una nueva industria» pero que, además, «es una necesidad» teniendo en cuenta que el actual modelo industrial «por diferentes razones se agota». Defiende, por tanto, que hay que optar por una alternativa de futuro que aglutine «las fortalezas de la región», que según dice son las que ya tiene en el ámbito del metal, la energía, el transporte o las tecnologías de la información y la comunicación. «Se trata de ponerlo en valor e integrarlo en la movilidad eléctrica», manifiesta Monés, que pone sobre la mesa la propuesta de crear un clúster. Esto es interrelacionar bajo una figura a un grupo de empresas de distintos sectores e instituciones, concentradas geográficamente, para desarrollar un mercado o negocio. El mismo la considera «una idea a madurar que necesita el apoyo de las instituciones», pero tiene en cuenta que en la actualidad nuestra comunidad ya cuenta con empresas que son proveedoras de la industria de la automoción. «Sería la evolución natural aprovechando lo que ya tenemos, crear un clúster de la movilidad eléctrica», propone.

Pero ¿qué es la movilidad eléctrica? «Es hacer toda una infraestructura más allá de lo que son los vehículos eléctricos», explica el miembro de Aedive, que compara la movilidad eléctrica con los teléfonos inteligentes para hacer ver que los coches eléctricos serán más que coches al igual que un iPhone, por ejemplo, sirve para mucho más que para hacer llamadas. De hecho, matiza, «lo utilizamos para otras muchas cosas más que como teléfono» y que «lo interesante» estará en ver todo lo que nos va a aportar el vehículo eléctrico. En su opinión, cambiará la forma de conducirlo, quizá lleguen a ser vehículos compartidos y emitirán una ingente cantidad de información diaria porque serán coches inteligentes.