La inversión pública en empresas de Asturias superó los 100 millones en un lustro

INVERSIÓN

Entre los años 2015 y 2019 las subvenciones de líneas estatales y del IDEPA financiaron casi 2.500 proyectos que crearon 1.500 empleos

27 may 2020 . Actualizado a las 17:48 h.

A punto de que se aprueben los primeros presupuestos de la legislatura, Asturias llega a la culminación de 2019, después de meses intensos con gran actividad electoral y tras un mandato en el que las prórrogas fueron la norma, con un debate existencial sobre gastos e ingresos. La patronal asturiana llega a esta recta final con un duro y reforzado discurso de críticas a la política fiscal y reclamaciones de inversión como si fueran un juego de suma cero, pero lo cierto es que la economía es circular. La competencia por los impuestos llega al ámbito territorial, los inspectores de Hacienda han reclamado más control sobre personas que fingen vivir en Madrid para eludir el pago de tasas en lugares como Asturias, pero a su vez muchas de las grandes empresas han recibido fondos públicos en distinto grado. El grueso de las ayudas, correspondientes a apoyo al desarrollo y al investigación, superan de largo los 100 millones de euros en el último lustro.

Las cifras del balance del Instituto de Desarrollo Económico del Principado de Asturias (IDEPA) toman como referencia las gestionadas por el propio organismo asturiano y la administración del Estado (LIR, Miner y Miniminer); y revelan que el número total de empresas que se han beneficiado de estas ayudas entre los años 2015 y 2019  son 1.115, que han desarrollado 2.493 proyectos con una inversión total de 576.917525 €, lo que ha permitido la creación de 1.509 puestos de trabajo. Estas empresas han recibido subvenciones por un importe de 109.974.608 (sumando los fondos procedentes del Principado y el Estado).

A la hora de desagregar los datos, el IDEPA detalla que el monto más alto de subvenciones a empresas es el de convocatorias para la Transformación Empresarial, que suman casi 62 millones de euros, y que son «subvenciones a fondo perdido para la implantación de soluciones de mejora en los ámbitos del proceso, producto y modelo de negocio de las empresas, en el ámbito de la Industria 4.0». Con ellas se acredita la creación de más de 1.500 empleos. Los montos más altos corresponden a las líneas estatales pero también a la asturiana de proyectos de inversión empresarial.