¡A freír espárragos!

Verdes o blancos, son deliciosos, diuréticos y ricos en fibra, una combinación ideal que permite versatilidad en las recetas y luchar contra la retención de líquidos y el estreñimiento

Nada mejor que abrir boca para este artículo desvelando de dónde procede la famosa expresión «Vete a freír espárragos». Hay que remontarse al siglo XIX para conocer la procedencia. La expresión se refiere a la intención de querer tener a alguien ocupado el mayor tiempo posible y evitar así su molesta compañía. Mandándole a freír espárragos se aseguraba tenerlo entretenido durante un rato con una tarea nada necesaria pero que a los demás permite perderle de vista.

Bien, ya sabido esto, ¿qué son los espárragos y qué nos aportan? Pertenecen a la familia de las plantas herbáceas junto con la cebolla, el ajo y el puerro y en nuestra cesta de la compra entran dos variedades bien diferenciadas: los verdes (o trigueros) y los blancos. La diferencia entre uno y otro, además de su color, es que los blancos no están expuestos a la luz solar ya que crecen bajo tierra y, por tanto, carecen de clorofila. Justo lo contrario ocurre con los verdes, que crecen de forma silvestre y sí realizan el proceso de fotosíntesis al recibir luz solar directa.

Los espárragos blancos tienen menos vitaminas y nutrientes que los verdes. Sin embargo, aportan más proteínas y azúcares. La mayor característica que tienen es que son diuréticos por su alto contenido en agua y, por tanto, ayudan a prevenir y evitar la retención de líquidos y el estreñimiento. Tiene también propiedades antioxidantes y alto contenido en ácido fólico, esencial para mujeres embarazadas y beneficioso para el evitar el deterioro cognitivo. Pero hay más; su vitamina K ayudará a fortalecer los huesos, de ahí que su consumo esté recomendado para niños menores de cinco años o adultos mayores de 50 años. Su aporte calórico es bajo, por lo que su consumo está indicado para dietas adelgazantes que, sumadas a la fibra que contienen, sacian y reducen el apetito.

En cuanto a su potencial gastronómico, descatamos su versatilidad. Pueden tomarse crudos en ensaladas, al vapor, a la brasa, gratinados, fritos, aliñados… y tienen cabida en infinidad de recetas como esta fresquísima ensalada de espárragos trigueros con fresas en la que dulzor y acidez resultan en una combinación perfecta o una crema de espárragos con navajas y crujiente de jamón, sofisticada y llena de sabor. Si buscamos platos calientes, nuestras dos recomendaciones son unas almejas guisadas en salsa verde de espárragos o una fideuá de espárragos verdes con berberechos.

Eso sí, para no perder ninguna de sus propiedades la mejor forma de consumirlos es en crudo o al vapor. Lo de freírlos, mejor dejarlo para deshacerse de alguien como dice la famosa expresión.

Más sobre gastronomía saludable en
La Salud Sabe Bien.

Remolacha: llena de color... y de propiedades

LA VOZ

Este vegetal que a simple vista parece complicado de combinar es muy versátil y desprende propiedades a raudales

La remolacha, ese ingrediente que tiñe de rojo oscuro las ensaladas y al que pocos han sabido sacarle el partido que se merece, no presume de ser la hortaliza más famosa. Sin embargo, tiene un potencial que quien lo descubre no aparta a la remolacha de su dieta y no la relega a ser un ingrediente más de una ensalada.

Catalogada como raíz, su temporada va de marzo a mayo y, cuanto más avanzada está presenta un mayor dulzor. Si de algo está llena es de nutrientes: contiene antioxidantes, es fuente de hierro y proteínas y tiene un alto contenido en vitamina C y en ácido fólico. Sus propiedades hacen que la remolacha sea aconsejable para reforzar el sistema inmunitario y para mantener fortalecidas algunas partes de nuestro cuerpo como la piel, el pelo o las uñas.

Seguir leyendo

Comentarios

¡A freír espárragos!