Considerada una de las hortalizas imprescindibles en la dieta mediterránea, la berenjena es versátil y rica en nutrientes a partes iguales. Te sorprenderá todo lo que puedes hacer con ella

La berenjena está considerada un alimento muy recomendado para dietas de adelgazamiento o control de peso ya que es muy saciante, contiene unas 20 calorías por cada 100 gramos y, además, está compuesta por más de un 90% de agua. Sus propiedades también suponen un alto aporte de fibra y apenas tiene grasa. En cuanto a minerales, son ricas en potasio, magnesio y ácido fólico. La berenjena puede reducir también el riesgo cardiovascular ya que está demostrada su acción cardioprotectora.

Existen distintas variedades de berenjena pero todas tienen un sabor muy parecido: suave y ligeramente amargo. Se suelen clasificar según su tamaño, su forma (larga, ovalada, redonda…), su color (negra, morada, verde o blanca) y su distribución del color (uniforme, reticulado, en listas…). Sin duda, las más comunes son las de tamaño medio-grande, de forma ovalada y de color negro y liso.

Los métodos de cocinado más saludables para la berenjena son la plancha, el horno, el microondas y el vapor. Porque, a diferencia del calabacín, no se puede consumir cruda. Por supuesto, hay muchísimas más opciones para cocinarla como rebozarlas, freírlas, guisarlas, saltearlas, escabecharlas, etc. Pero las más recomendadas son, sin duda, las mencionadas anteriormente.

Algo muy común es dejar sudar la berenjena, procedimiento que ayuda también a reducir ese amargor que la caracteriza. Cortándola en rodajas y espolvoreando sal por encima y a ambos lados, la berenjena va soltando gotitas. Lo ideal es pasarles un papel de cocina para retirar esas gotas de «sudor», lo cual ayudará también a que, al cocinarlas, absorban menos cantidad de aceite si es el caso.

¿Qué platos sorprendentes podemos hacer con berenjenas? Las propuestas que traemos esta semana se pueden dividir en tres categorías. Por una lado, formato untable con un paté de berenjena con atún y tomate seco ideal para picar como aperitivo o para hacer un bocadillo diferente si queremos huir del clásico embutido. Se prepara en cinco minutos y aguanta varios días en la nevera, por lo que es un recurso saludable, delicioso y sencillo.

La segunda es una doble propuesta de guarnición. Por un lado, láminas de berenjena crujiente que se pueden consumir a modo de nachos y, por otro lado, caviar de berenjena, muy recomendable para dipear o acompañar un pescado o una carne.

Cerramos la ronda con un plato más elaborado pero también diferenciador: albóndigas de berenjena. Para esta receta conviene tener en cuenta lo que comentamos anteriormente del alto contenido en agua de la berenjena. Una vez troceada la berenjena con la que haremos una masa, conviene escurrirla para desechar todo el agua posible y conseguir una masa que se deje moldear fácilmente junto con el resto de ingredientes que se le van a añadir, que en este caso serían huevo cocido, cebolla, queso parmesano y salsa de tomate.

Más sobre gastronomía saludable en
La Salud Sabe Bien.

¡A freír espárragos!

La Voz

Nada mejor que abrir boca para este artículo desvelando de dónde procede la famosa expresión «Vete a freír espárragos». Hay que remontarse al siglo XIX para conocer la procedencia. La expresión se refiere a la intención de querer tener a alguien ocupado el mayor tiempo posible y evitar así su molesta compañía. Mandándole a freír espárragos se aseguraba tenerlo entretenido durante un rato con una tarea nada necesaria pero que a los demás permite perderle de vista.

Bien, ya sabido esto, ¿qué son los espárragos y qué nos aportan? Pertenecen a la familia de las plantas herbáceas junto con la cebolla, el ajo y el puerro y en nuestra cesta de la compra entran dos variedades bien diferenciadas: los verdes (o trigueros) y los blancos. La diferencia entre uno y otro, además de su color, es que los blancos no están expuestos a la luz solar ya que crecen bajo tierra y, por tanto, carecen de clorofila. Justo lo contrario ocurre con los verdes, que crecen de forma silvestre y sí realizan el proceso de fotosíntesis al recibir luz solar directa.

Seguir leyendo