El desayuno es la comida más importante del día: ¿sí o no?

La respuesta a la frase más repetida durante años es simple y clara: lo realmente importante es comer saludable

Seguro que has oído muchas veces la frase de que «el desayuno es la comida más importante del día». Llevan décadas repitiéndolo. Pero lo que deberías saber es que lo realmente primordial es qué comes y no cuándo lo haces. Esta primera comida de la jornada contribuye a una distribución más armónica de las calorías a lo largo del día, pero deberíamos tener claro que nunca es un buen momento para los ultraprocesados.

Durante años, el modelo de desayuno estandarizado ha constado de galletas, bollería, cereales azucarados, cacaos y batidos y zumos con alto grado de azúcar. Pero, ¿por qué no optamos por una opción más saludable? El desayuno puede aportarnos diversos beneficios para la salud siempre que sea equilibrado y esté compuesto por distintos grupos de alimentos que nos proporcionen todos los nutrientes necesarios.

El desayuno en el ayuno intermitente

En los últimos tiempos se han puesto de moda nuevos modelos de alimentación. Modas como el ayuno intermitente están poniendo en cuestión esta afirmación de que el desayuno es primordial. Con esta manera de alimentarse para intentar bajar de peso y tener una mejor salud, se omite la ingesta de comida durante un tiempo determinado. Son muchos los casos en los que las personas que practican este ayuno deciden saltarse el desayuno o retrasarlo hasta la media mañana.

El ayuno intermitente o prescindir del desayuno son aspectos que no se pueden imponer a todos ya que cada persona tiene unas condiciones propias de su organismo y las recomendaciones dietéticas han de ser individuales.

Qué desayunar para hacerlo de manera saludable

No solo las personas que deciden hacer el ayuno intermitente se saltan el desayuno: hay otras que por falta de tiempo deciden omitirlo. Pero es aconsejable introducir nutrientes en nuestro cuerpo. Hay opciones rápidas de desayuno, como por ejemplo un smoothie, en el que simplemente tenemos que triturar los ingredientes y, tras conseguir la consistencia deseada, lo tomaremos para cargarnos de energía. Otra idea sencilla si tenemos prisa, son unas tostadas con fruta de temporada, así disfrutaremos de los alimentos en su mejor momento de sabor, nutrientes y precio. Otra opción fácil pero un poco más elaborada pueden ser unos gofres en su versión más «healthy» para tener un desayuno lo más completo y equilibrado.

No existe un desayuno ideal: dependerá de las necesidades y circunstancias de cada persona. Lo que tenemos que tener en cuenta, no solo en el desayuno, si no en todas las comidas que realicemos a lo largo del día, es que a la hora de elegir los alimentos deben primar lo saludable y la calidad.

¿Qué pasa si no desayunamos?

Si salimos de casa sin desayunar, es muy probable que lo primero que sintamos sea decaimiento, y seguidamente falta de concentración y mal humor. Esto es producido por el déficit del principal combustible de nuestro organismo, la glucosa. Esta falta producida por el ayuno lleva a nuestro cuerpo a quemar otras reservas energéticas. En caso de que veamos apropiado no desayunar, no debemos olvidar hacer el resto de comidas de forma saludable y en una cantidad adecuada, sin olvidar conseguir el reparto de nutrientes entre todas las comidas del día.

Más sobre gastronomía saludable en
La Salud Sabe Bien.

¿Está en nuestra mano evitar el ardor de estómago?

La Voz

Existe la falsa creencia de que los síntomas unidos al reflujo gastroesofágico se asocian únicamente a alimentos o a comidas abundantes. ¿Sabías que un estilo de vida saludable también ayuda a prevenirlo?

El ardor es esa horrible sensación de quemazón en la boca del estómago cuando el contenido sube hacia el esógafo. Si ese ardor queda concentrado, se manifiesta en forma de hiperacidez del jugo gástrico y resulta molesto. Esta sensación suele aparecer después de comer, pero también por la noche. Sufrirla de manera habitual o tener dificultades para controlarla supone la denominada enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Aproximadamente, un 10% de la población tiene la enfermedad por reflujo gastroesofágico. Los casos suelen ser leves, pero existe la posibilidad de que la mucosa esofágica termine por inflamarse o ulcerarse, requiriendo medicamentos más fuertes o incluso cirugía. Aunque la mayoría de la población tenga la falsa creencia de que los síntomas asociados al reflujo gastroesofágico, y su consecuente ardor de estómago, solo se deben a comidas picantes o copiosas, lo cierto es que no tienen en cuenta factores relacionados con el estilo de vida para tratar de prevenir estas molestias. Otro dato que sorprende y que se concluye de la encuesta «Mitos sobre la protección esofágica y reflujo» realizada por el Instituto #SaludsinBulos a 1.200 personas, con el aval de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, es que un 14% no hace nada por remediarlo.

Seguir leyendo

Comentarios

El desayuno es la comida más importante del día: ¿sí o no?